Text Size:
  • A
  • A
  • A

Nace un movimiento

1/1/2018

por John Burger

A partir de una reunión popular en la sala de una casa de Washington, la Marcha por la Vida ha ayudado a movilizar a una generación para defender la vida humana

Nellie Gray

Nellie Gray (1924-2012), la fundadora del evento, habla en el rally antes de una Marcha por la vida.

Desde que inició hace 44 años, la Marcha anual por la Vida en Washington, D.C., ha crecido hasta convertirse en una manifestación de derechos humanos en el mundo. También ha inspirado muchas otras marchas similares en todo el Norte de América y el mundo entero.

Pero estuvo a punto de no suceder.

Tras la decisión de la Suprema Corte Roe v. Wade, el 22 de enero de 1973, hubo un periodo de conmoción e incredulidad entre los promotores provida.

“La mayoría de las personas relacionadas con esta cuestión no creían que la decisión daría ese resultado. Era casi inconcebible,” explicó William V. Devlin, de 82 años, miembro del Consejo St. Francis de Chantal 6526 de Wantagh, N.Y.

Unos seis meses después de la decisión Roe, dijo Devlin, comenzaron las discusiones sobre la forma en que la comunidad provida habría de conmemorar el primer aniversario de la decisión.

El nativo de Long Island Lew Gardner, de 78 años, quien, junto con su esposa, era miembro de Families for Life, recordaba, “Deseábamos conmemorar el aniversario y la única cuestión era cómo hacerlo. Simplemente no podíamos dejar pasar esa fecha.”

Entonces, Devlin, Gardner y varios otros pudieron ponerse en contacto con una abogada católica de Washington llamada Nellie Gray, quien acababa de retirarse del Departamento del Trabajo.

En una semblanza de 2010 en el Catholic News Profile, Gray recordaba “Recibí una llamada de alguien de Caballeros de Colón. Ni siquiera sabía quiénes eran, pero explicaron su postura en contra del aborto y necesitaban un lugar para discutir los planes para una marcha. Ese lugar fue la sala de mi casa.”

Eileen Vogel de Women Concerned for the Unborn Child de Pennsylvania se encontraba entre los asistentes a esa reunión en octubre de 1973. Pero primero, fue oyente en otra reunión de abogados por el derecho a la vida de la zona de D.C. Muchos expresaban vacilaciones sobre la planeación de la marcha, pensando que si no les salía bien sería peor que no hacer nada.

“Todo era ‘Y qué tal si…’ : ‘¿Qué tal si hay una tormenta de hielo? ¿Qué tal si no viene nadie?’ ”, dijo Vogel.

“Cuando terminó la reunión, estoy segura de que pensaban haber resuelto la cuestión, reflexionó. Pero apenas estábamos empezando, y no había que pensar en no hacerlo.”

Después de la comida en su casa, Nellie Gray se volvió hacia los organizadores de las bases sentados a su mesa y dijo, “Yo quisiera que me dijeran por qué piensan que debemos organizar una marcha.”

“Recuerdo haber dicho que no importaba cuánta gente asistiera, dijo Vogel. Aunque solo fuéramos 10, la historia tendría que registrar que hubo una voz de protesta contra el asesinato de bebés inocentes.”

Funcionarios Supremos y sus esposas se unen a Jeanne Mancini

Los Funcionarios Supremos y sus esposas se unen a Jeanne Mancini (centro) para liderear la Marcha por la Vida 2017 en Washington, D.C.: (izquierda a derecha) Abogado Supremo John Marrella; Amey Marrella; Caballero Diputado Supremo Patrick Kelly, presidente del consejo de la Marcha por la vida; Jeanne Mancini, presidente de la Marcha por la vida; Caballero Supremo Carl Anderson; Secretario Supremo Michael O’Connor; Patricia O’Connor y Dorian Anderson.

Por su experiencia en Washington, el grupo eligió a Gray para dirigirlo.

“Nellie estaba entusiasmada, pero también un poco reacia”, dijo Gardner, que es ahora secretario financiero del Consejo Ecumenical 5632 de Red Hook, N,Y.

Gray y los demás planificadores siguieron adelante con fe y acordaron organizar una manifestación en el Capitolio de EE.UU., incluyendo a líderes políticos y religiosos y también a músicos. Le seguiría una marcha, con la idea de que fuera como un “círculo de vida” alrededor de las oficinas del congreso y el edificio de la Suprema Corte.

El grupo formuló “principios de vida” clave, que expresaban la responsabilidad moral de preservar y proteger la vida de todo ser humano, y comenzaron a movilizarse para recaudar dinero, obtener las autorizaciones y dar publicidad al evento del 22 de enero.

Enviaron rosas vivas a los legisladores en nombre de las personas que hacían donativos, y Devlin, una artista comercial, diseñó el logotipo de la marcha, que mostraba el Capitolio rodeado por una rosa de largo tallo.

Otro Caballero de Long Island, John Mawn, quien falleció en 2002, ayudó con el transporte. Era dueño de una compañía de autobuses de alquiler, y sirvió junto con su esposa, Marie, como pareja presidente de provida del Consejo St. Regis 4651 en Ronkonkoma, N.Y.

“John nos dijo, ‘No esperen hasta que haya 50 personas para llenar el autobús’ , recordaba Vogel. En lugar de eso, digan que tenemos un autobús que va a D.C. y quisiéramos que nos acompañaran.”

Al final, más de 20,000 personas, incluyendo autobuses completos provenientes de lugares tan lejanos como Illinois, participaron en la Marcha por la Vida el 22 de enero de 1974.

Aunque los negativos de siempre expresaban su preocupación por organizar una manifestación al aire libre a la mitad del invierno, la temperatura fue de 70°F y hubo sol.

“Fue la divina providencia, dijo Vogel. No creo que volvamos a tener otro día como éste.”

Sin embargo, el tamaño de la multitud se multiplicó exponencialmente cada año durante los años siguientes, y la Marcha por la Vida tomó vida propia. Han surgido varios eventos anuales para complementar la marcha, tales como diversas conferencias y la Vigilia Nacional de Oración por la Vida en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción.

Cientos de personajes políticos y religiosos han honrado la tarima del mitin en National Mall y han marchado del brazo con los manifestantes. Cuestiones como el aborto parcial y el arrepentimiento post aborto se han convertido en las preocupaciones principales. En ocasiones, los manifestantes han tenido que abrirse paso entre la nieve, o protegerse en contra de un viento cortante o una lluvia torrencial, pero cada vez más personas, manifestando su presencia, han incrementado el flujo.

Tras el fallecimiento de Nellie Gray en 2012, Jeanne Mancini fue nombrada presidente del Fondo para la Educación y la Defensa de la Marcha por la Vida. Su liderazgo ha marcado un nuevo capítulo en la historia de la organización, al tiempo que sigue creciendo el ímpetu del movimiento provida.

“Ustedes constituyen la generación provida, dijo Mancini, dirigiéndose a las multitudes de Millenials reunidos en National Mall durante el Mitin de la Marcha por la Vida el año pasado. Creo que ustedes forman la generación que acabará con la mayor injusticia social de hoy.”

JOHN BURGER es editor de noticias de Aleteia.org y miembro del Consejo Metropolitan Andrey Sheptytsky 16253 de New Haven, Conn.


Una Breve Historia del Aborto en los Estados Unidos

Década de 1850  La Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés) presiona para que las legislaturas estatales y territoriales prohiban el aborto electivo. Década de 1860 -1870  Susan B. Anthony, Elizabeth Cady Stanton y otros líderes de los movimientos sufragistas y abolicionistas condenan el aborto como un mal social en discursos y escritos. 1890   Los estatutos promovidos por la Asociación Médica Estadounidense prohíben el aborto a menos que sea necesario para salvar la vida de la madre. 1916   Margaret Sanger abre la primera clínica de control de la natalidad en los Estados Unidos en Brooklyn, N.Y. Planned Parenthood tiene sus orígenes durante este acontecimiento.
 
1937   La Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas condena las medidas que disminuyen las restricciones del aborto, escribiendo que esto “haría que el médico fuera el sepulturero de la nación”. 1959   El Instituto Estadounidense de Derecho aboga por la legalización del aborto en favor de la salud mental o física de la madre, o cuando el embarazo sea debido a una violación o incesto o por deformación fetal. 1967   Colorado reduce sus restricciones al aborto, el primero de una ola de estados que revoca la legislación provida. Leyes similares son aprobadas en California, Oregon y Carolina del Norte. 1969   La Asociación Nacional para la Derogación de las Leyes de Aborto (ahora llamada NARAL Pro-Choice America) es cofundada por el Dr. Bernard Nathanson. El mismo año, Canadá aprueba la Ley de Enmienda del Código Penal, 1968-69, que permite el aborto por motivos selectivos.
 
1970   Nueva York permite el aborto a petición hasta las 24 semanas. Alaska, Hawái y Washington aprueban leyes similares. 1973   El caso Roe v. Wade anula las leyes estatales contra el aborto en los Estados Unidos. El caso Doe v. Bolton, complemento del caso Roe v. Wade, legaliza el aborto a petición durante los nueve meses de embarazo al incorporar la definición de la salud de la mujer. 1974   La primera Marcha por la Vida se lleva a cabo en Washington, D.C., en el aniversario de la decisión del caso Roe v. Wade. 1976   El Congreso aprueba la Enmienda Hyde que prohíbe que Medicaid y otros fondos federales sean utilizados para el aborto.
 
1980   La Enmienda Hyde es ratificada por el Tribunal Supremo. 1984   El presidente Ronald Reagan instituye la política de la Ciudad de México que niega el financiamiento federal para grupos que promueven o realizan abortos en otras naciones. La política fue rescindida y restituida a su vez por los Presidentes Clinton (1993), Bush (2001), Obama (2009) y Trump (2017). 1980s   La apertura de centros de recursos para embarazadas con la finalidad de ayudar a las mujeres con embarazos no deseados. 1988   En Canadá, el caso R. v. Morgentaler permite el aborto no regulado en todas las circunstancias.
 
1989   El caso Webster vs. Reproductive Health Services defiende una ley de Missouri que establece que la vida humana comienza en el momento de la concepción y prohíbe que los fondos e instalaciones estatales sean destinados a los abortos. 1992   El caso Planned Parenthood v. Casey reafirma las ideas principales del caso Roe v. Wade pero apoya varias restricciones nuevas sobre el aborto. 2003   La “Prohibición del Aborto por Nacimiento Parcial” es aprobada por el Congreso y firmada por el Presidente George W. Bush. 2007   El Tribunal Supremo ratifica la prohibición federal del aborto por nacimiento parcial. La primera campaña coordinada a nivel nacional 40 Días por la Vida se lleva a cabo en 89 ciudades.
 
Década de 2010   Decenas de leyes estatales son aprobada para limitar los abortos. En la actualidad   Las marchas provida que piden el fin del aborto legalizado se realizan en todos los 50 estados y en los países de todo el mundo.    

 


Los Caballeros y la Marcha

CADA AÑO, numerosos Caballeros están presentes en la Marcha por la Vida, junto con sus familias, consejos, parroquias y universidades. Además:

• Caballeros de Colón fue uno de los fundadores y organizadores de la primera Marcha en 1974.

• Desde 1974, los Caballeros de Virginia han servido como mariscales en la Marcha, recolectando donativos y ofreciendo primeros auxilios.

• Cada año, los Caballeros de Washington, D.C. y sus familias reúnen y distribuyen 10,000 letreros de Caballeros de Colón “Defiende la vida” y/o “Escoge la vida”.

• Miembros del Consejo 9542 de la Universidad Católica de América y otros acomodadores de Caballeros de Colón asistieron a la Vigilia Nacional de Oración por la Vida en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción.

• Durante décadas, la Orden ha ofrecido letreros y recursos informativos pro-vida en la Conferencia de la Marcha por la Vida así como en la Marcha Nacional por la Vida de Canadá.

• El Consejo 6375 de la Universidad de Georgetown coauspicia y organiza la Conferencia Anual por la Vida del Cardenal O’ Connor, la conferencia pro-vida organizada por estudiantes más grande de Estados Unidos.

• El Caballero Supremo Carl A. Anderson empezó a participar en la Marcha por la Vida en los años de 1970 y ha dado discursos en el mitin varias veces.

• El Diputado Caballero Supremo Patrick Kelly ha servido como director del Comité de la Marcha por la Vida desde 2012.


Las cifras del aborto

59 million — es el número aproximado de abortos que se han realizado en Estados Unidos desde 1973. (Estimado del NRLC con base en el cálculo del Instituto Guttmacher a lo largo del 2014, la extrapolación para los últimos años y una corrección para reportar de menos.)

Menos de 2 por ciento — es el porcentaje de abortos que se realizan para lo que generalmente se cita como “excepciones” de incesto, violación y riesgo a la vida o salud de la madre. (Informe del Archivo Johnston sobre el concepto de violación que lleva al 0.3 por ciento de los abortos, incesto 0.03 por ciento, y el riesgo a la vida de la madre 0.1 por ciento. Un 0.8 por ciento adicional ocurre porque la salud de la madre está en riesgo. El término “salud” aquí no se refiere a la descripción legal de salud en los fallos de la Suprema corte, donde la palabra hace referencia a abortos esencialmente electivos.)

7 de cada 10 — es el estimado más bajo de cuantos niños con síndrome de Down, o trisomía 21, son abortados como resultado de una evaluación prenatal. (Estimados para el rango en Estados Unidos desde 67 por ciento hasta 92 por ciento con base en varios factores, incluyendo la edad, raza y etnicidad de la madre.)

Más de 50 a 1 — el número de abortos por cada adopción infantil en Estados Unidos.(Consejo Nacional de Adopción y el Instituto Guttmacher)

2 de cada 5 — el número de abortos por parto natural en la comunidad africoamericana. En la ciudad de Nueva York, ese número rebasa el 50 por ciento. (El Centro para Control de Enfermedades y el Instituto Guttmacher)

Estos datos se recopilaron en el Departamento de Análisis de Datos del Instituto Charlotte Lozier.


Los estadounidenses apoyan las restricciones para el aborto

DURANTE LA ÚLTIMA década, el Instituto marista de opinión pública ha realizado encuestas sobre la opinión de los estadounidenses acerca del aborto en los sondeos auspiciados por los Caballeros de Colón.

Al igual que en años anteriores, la encuesta más reciente, realizada en diciembre de 2017, encontró que la gran mayoría de los estadounidenses apoya las restricciones sustanciales relacionadas con el aborto. El setenta y seis por ciento limitaría el aborto a, como máximo, los primeros tres meses de embarazo, que es un estándar mucho más restrictivo que el que existe actualmente en los Estados Unidos. Ese número ha permanecido consistentemente con más de 3 de cada 4 desde que comenzó la encuesta. Y la mitad lo limitaría, a lo sumo, sólo en casos de violación, incesto o para salvar la vida de la madre.

Además, el 60 por ciento de los estadounidenses se opone a usar dinero de los impuestos para pagar el aborto, mientras que menos de 4 de cada 10 (36 por ciento) lo apoyan. Y por un margen de 30 puntos porcentuales (63 por ciento a 33 por ciento), los estadounidenses apoyan la prohibición del aborto después de las 20 semanas de embarazo.


‘No estás solo’

Mary Forr

Mary Forr

Mary Forr, de 28 años, es directora del Departamento de asuntos de la vida, de la Arquidiócesis de Washington, D.C. Originaria de Altoona, Pa., y exjugadora de baloncesto de la Universidad de Notre Dame, coordina los programas y los esfuerzos educativos relacionados con el apoyo al embarazo, castidad y la muerte y el morir. También ayuda a organizar el Rally de la juventud y la Misa por la vida, que precede a la Marcha por la Vida cada año. Recientemente Columbia habló con ella sobre la marcha y lo que la llevó a este trabajo. Esto es lo que ella tenía que decir.

Mis padres están profundamente involucrados en el movimiento provida y yo he estado asistiendo a la Marcha por la Vida desde que tengo memoria. Cada año, me sorprende la magnitud de la marcha. Cuando llegas a la cima de la colina y puedes mirar hacia atrás y ves a la gente hasta donde alcanzas a ver, es un momento realmente impresionante.

Recuerdo que en la universidad caminaba por Capitol Hill junto a un joven con síndrome de Down. Se estaba congelando, pero sonreía y hablaba de lo maravilloso que era estar allí. Caminar al lado de este joven la convirtió en la más poderosa marcha en la que he estado.

Mi hermana mayor, Marita, tiene necesidades especiales, y es una enorme fuente de inspiración para mí, para luchar por la dignidad de toda vida, especialmente por los chicos que son atacados debido a sus discapacidades. Mi hermana está en Olimpiadas especiales y cada verano, mi hermano y yo somos voluntarios en los Juegos Estatales de Pensilvania.

Mi padre siempre decía que los deportes nos enseñan sobre la vida. Nos enseñan que el trabajo duro rinde frutos y que habrá ganancias así como pérdidas. Este es también el caso de nuestro trabajo en el movimiento provida, pero a diferencia de los deportes, el resultado aquí importa a largo plazo. Esta es una batalla que debemos continuar luchando porque no sólo es un marcador que está en juego aquí - es una vida humana.

Creo que para aquellos que no reconocen el derecho a la vida, normalmente hay una razón personal, por lo general algún tipo de lesión. Necesitamos trabajar para ayudar a sanar esas heridas, porque son reales. Es por eso que el trabajo del Proyecto Rachel, que hace nuestra oficina, es tan importante.

El Rally anual de la juventud y la Misa por la vida se iniciaron hace 27 años como un esfuerzo para movilizar a los jóvenes de la arquidiócesis. Rápidamente creció en tamaño, y ahora damos la bienvenida a la Arena Capitol One a casi 20,000 adolescentes de todo el país. El Rally empieza a las 6:45 a.m., pero estos adolescentes no podrían estar más despiertos. La Misa, que es celebrada por cardenales, obispos y más de 100 sacerdotes, es una experiencia increíble para ellos.

Es importante saber que no estás solo. Hoy en día, muchos jóvenes ven una sociedad que les dice que las mujeres tienen derecho a elegir; que sus fuertes valores católicos no son importantes. Aquí, están unidos con otros 20,000 adolescentes que están allí, defendiendo lo mismo que ellos.