Text Size:
  • A
  • A
  • A

El sacerdote del Rosario

3/1/2018

Por el Padre Richard Gribble, CSC

El Venerable Padre Patrick Peyton fue un alegre apóstol que promovió la oración familiar y la devoción a María en todo el mundo

Padre Peyton le da un rosario a una pequeña niña

El Padre Peyton le da un rosario a una pequeña niña durante una expedición familiar del rosario en África en 1955.

Desde hace siglos, las colinas verdes y la costa rocosa del Condado Mayo, en el oeste de Irlanda, han sido un semillero de fe católica. La devoción a la Madre de Dios adquirió un significado especial en la zona cuando la Santísima Virgen María, junto con San José y San Juan Evangelista, se aparecieron a un grupo de campesinos en el poblado de Knock en agosto de 1879.

Un hijo de Mayo, el sacerdote irlandés estadounidense Patrick Peyton de la Congregación de la Santa Cruz difundió la devoción Mariana en todo el mundo. El Padre Peyton, que se describía a sí mismo como “mula de María”, fue reconocido mundialmente por su obra que popularizó el rosario familiar durante sus 50 años de ministerio, hasta su muerte en 1992.

El Padre Peyton, cuyo legado continúa inspirándonos, fue declarado Venerable por el Papa Francisco el 18 de diciembre de 2017.

BAJO EL MANTO DE MARÍA

Patrick Peyton, sexto de nueve hijos, nació el 9 de enero de 1909 en Carracastle, en la frontera este del Condado Mayo. Al igual que muchos irlandeses de principios del siglo XX, la familia Peyton, encabezada por el padre, John, se reunía cada noche para orar el rosario. Esto se convirtió en el cimiento de su famosa frase, “la familia que ora unida permanece unida”.

La vocación sacerdotal de Peyton comenzó a desarrollarse durante su infancia, cuando ayudaba al sacerdote en su parroquia local. Debido a la pobreza de su familia y al hecho de que hermanos mayores estaban antes que él para heredar la granja de la familia, estaba claro que su futuro no estaba en Irlanda. Cuando tenía 19 años, él y su hermano Thomas inmigraron a Estados Unidos.

Primero se establecieron en Scranton, Pa., donde Beatrice, su hermana mayor, y su familia habían llegado anteriormente. Peyton trabajó por poco tiempo como sacristán en la iglesia local, pero una misión predicada por miembros de la Congregación de la Santa Cruz lo convenció de que su vocación era el sacerdocio. Él y Thomas viajaron a la Universidad de Notre Dame y en septiembre de 1929 ingresaron al Seminario de la Santa Cruz.

El sueño vocacional de Peyton progresó de manera positiva hasta octubre de 1938, cuando siendo seminarista en la Universidad de la Santa Cruz en Washington, D.C., fue diagnosticado con un caso de tuberculosis avanzada. Los médicos tenían pocas esperanzas de que se recuperara. Animado por un sacerdote, el Padre Cornelius Hagerty, Peyton oró a la Virgen María pidiendo su intercesión para su recuperación. Cuando la tuberculosis de Peyton desapareció muy pronto, los médicos no podían explicarlo, pero en realidad conocían la razón: María había dado respuesta a sus oraciones y él respondería dedicando su vida sacerdotal a fortalecer la oración familiar y el amor por la Santísima Madre.

EL ROSARIO FAMILIAR

Después de ser ordenado en junio de 1941, el Padre Peyton recibió el raro privilegio de comenzar un apostolado independiente. Basado en la oración y el rosario familiar, al principio la obra se centró en Albany, N.Y.

“Mi obra”, escribiría más tarde el Padre Peyton, “es exhortar a las familias de todo el mundo a orar unidas como familias para que puedan experimentar el rosario familiar por lo que es, una poderosa oración que trae alegría, paz y unidad a los hogares con problemas”.

Organizó una transmisión de radio a nivel nacional el 13 de mayo de 1945, con Bing Crosby como invitado. El programa fue bien recibido, lo que llevó al Padre Peyton a extender su alcance del apostolado y viajar a Hollywood, Cal. Al principio, virtualmente no conocía a nadie significativo, ciertas personalidades famosas, católicas al igual que no católicas, muy pronto se sintieron cautivadas por el encanto y total dedicación del Padre Peyton a María y a la oración familiar.

El Padre Peyton consiguió los servicios de decenas de estrellas — Jimmy Stewart, Gregory Peck, Shirley Temple y Maureen O’Hara entre otras — e inauguró el “Teatro Familiar del Aire” en febrero de 1947. Los actores ofrecían su tiempo voluntario para participar en transmisiones semanales de radio de cuatro horas que promovían la oración familiar y proclamaban, “Un mundo en oración es un mundo en paz”.

De la radio, el Padre Peyton pasó al nuevo medio de la televisión. Auspició numerosos especiales de televisión de 30 minutos, comenzando con “El camino hacia la paz”. Una vez más, las celebridades acudieron a apoyar al Padre Peyton, cuya fe y tenaz dedicación eran contagiosas.

UNA CRUZADA MUNDIAL

Mientras su ministerio en la radio continuaba y se transmitían al aire sus especiales de televisión, el Padre Peyton inició su proyecto más importante, el que lo daría a conocer internacionalmente. En 1948 en London, Ontario, inauguró la primera Cruzada del Rosario Familiar.

Encabezando un equipo de sacerdotes, religiosas y laicos dedicados, y ayudado por la producción de 15 películas especiales del rosario que se usaban para catequesis, el Padre Peyton recorrió el mundo numerosas veces durante los años siguientes.

Un equipo llegaba a una diócesis en particular unos meses antes para promover el mitin del rosario en periódicos, conferencias escolares y predicando en parroquias de América del Norte, Europa, Australia, África, Asia y finalmente, Latinoamérica.

Cada cruzada concluía con un mensaje apasionado y profundo que el Padre Peyton transmitía a enormes muchedumbres, que en algunos casos excedían los 2 millones de personas.

La colaboración con el Padre Peyton en las cruzadas del Rosario era llena de alegría, pero era también una agotadora labor de amor. En una ocasión, después de que el Padre Peyton dio su esperada charla en una cruzada en España en 1954, un hombre llamado Jesús invitó a los exhaustos trabajadores a relajarse y a asistir a un partido de soccer. Sin embargo, el Padre Peyton propuso que todos debían quedarse y orar el rosario en acción de gracias, sugiriendo que la Santísima Madre lo aprobaría. Su equipo respondió, “María puede querer que oremos, pero Jesús quiere que vayamos al partido de soccer”.

‘EL CAMINO ANGOSTO’

Aunque la devoción mundial a María a través del rosario ha disminuido en los últimos 50 años, las palabras del Padre Peyton continúan siendo válidas: “La persona que tiene el rosario en la mano posee la clave para aprender la más importante de todas las lecciones: el amor de Dios por nosotros, el destino que tiene para nosotros y la forma en que nos ayuda a lograr dicho destino”.

El Padre Peyton murió en paz el 3 de junio de 1992 con un rosario en la mano. La organización que inició en 1942, Rosario Familiar, todavía opera como parte de los Ministerios de la Familia de la Santa Cruz (HCFM), que también incluye Producciones Teatrales Familiares y el Instituto Familiar Padre Peyton. El HCFM, con sede en North Easton, Mass. y actividades en 16 países, continúa con la misión del Padre Peyton mediante asesoría y asistencia espiritual a familias, producciones de medios de comunicación, iniciativas en línea y, por supuesto, la promoción de la oración familiar.

Durante una de sus charlas en una cruzada del rosario, el Padre Peyton dijo, “La restauración de la oración familiar es una necesidad básica, y si se le brinda la oportunidad probará ser la protección más eficaz y poderosa contra los peligros de nuestro tiempo”.

A medida que el mundo se vuelve más secular y aumentan los desafíos para las familias católicas, la sabiduría del Padre Peyton continúa siendo una inspiración para seguir caminando por el sendero del discipulado.

“La esencia de la vida cristiana es solo esto, el espíritu de sacrificio”, enseñó el Padre Peyton. “No existe más forma de llenar el vacío entre el cielo y la tierra que el angosto camino de la cruz”.

Y en las palabras del Padre de la Santa Cruz Basile Moreau, fundador de la congregación, “La cruz es nuestra única esperanza”.

Creamos y profesemos lo mismo, Venerable Padre Patrick Peyton, ¡ora por nosotros!

EL PADRE DE LA SANTA CRUZ RICHARD GRIBBLE es el autor de American Apostle of the Family Rosary: The Life of Patrick J. Peyton, CSC (2005).


Décadas de apoyo

Padre Peyton saluda al Caballero Supremo Luke E. Hart

El Padre Peyton saluda al Caballero Supremo Luke E. Hart en enero de 1956, luego de ser nombrado Caballero honorario del Cuarto Grado.

El Padre Peyton y los Caballeros de Colón

Desde la amistad de tiempo atrás del Padre Patrick Peyton con el Pasado Caballero Supremo Luke E. Hart hasta los actuales esfuerzos de colaboración entre el Consejo Supremo y los Ministerios Familiares de la Santa Cruz, la Orden ha sido de gran apoyo para la misión del Padre Peyton durante unos 75 años. Aquí presentamos 10 momentos destacados.

1 El Padre Peyton escribió a quien fuera entonces Abogado Supremo Luke E. Hart el 16 de julio de 1944, para presentar la campaña del Rosario Familiar y pedirle el apoyo de la Orden. En la Convención Suprema en Toronto unas semanas después, el Consejo Supremo adoptó una resolución para “aprobar y recomendar el programa del Rosario Familiar”, con lo que iniciaron décadas de apoyo a los ministerios del Padre Peyton.

2 La Orden patrocinó un mes del programa de radio Teatro Familiar del Padre Peyton, apoyando transmisiones en marzo de 1948. Continuó con más apoyo, y durante los años siguientes los consejos ayudaron a coordinar transmisiones de la programación del ministerio en las estaciones locales.

3 Alba en América, una película que cuenta la historia de Cristóbal Colón y el papel que representó la fe católica en el descubrimiento de América, se transmitió en 186 estaciones durante la semana de Acción de Gracias en 1953. La Orden colaboró con los Ministerios Familiares de la Santa Cruz para ofrecer una versión en inglés de la película, originalmente en español, para la audiencia estadounidense.

4 La Junta de Directores de Caballeros de Colón nombró al Padre Peyton Caballero Honorario del Cuarto Grado en enero de 1956, una de las pocas veces que se ha otorgado la distinción.

5 En una carta de 1956 al Caballero Supremo Luke Hart, el Padre Peyton escribió, “Solo Dios y Nuestra Santísima Madre sabrán cuán agradecido estoy por todo lo que Usted, querido Luke, la Junta Suprema y todos los Caballeros de Colón han hecho para impulsar el Apostolado del Rosario Familiar. Siempre estarán en mis Misas y en mis oraciones”.

6 En una carta del 26 de febrero de 1962, Luke Hart describió el tiempo que pasaba con el Padre Peyton: “Su gran piedad, su incansable entusiasmo y su intensa honestidad llenan de entusiasmo. Uno siente que está en presencia de un santo y desea compartir con él sus esperanzas y aspiraciones, así como contribuir con lo que pueda para que sus esfuerzos tengan éxito”.

7 En 1956 la Orden donó al Padre Peyton $25,000 dólares para una serie de películas sobre el rosario que sirvieron para dar relieve a la devoción Mariana en todo el mundo.

8 La estrecha relación del Padre Peyton con los Caballeros continuó después de la muerte de Luke Hart, su amigo de tantos años. Visitó al Caballero Supremo John W. McDevitt en New Haven, Conn., en 1974 y al Caballero Supremo Virgil C. Dechant en 1989. La promoción de la devoción Mariana por Dechant complementó la misión del Padre Peyton y la Orden siguió apoyando los programas del Rosario Familiar.

9 En 1992, el año en que falleció el Padre Peyton, la Orden promovió la iniciativa del Rosario Familiar y envió rosarios a países que anteriormente formaban parte del bloque soviético, donde el catolicismo había sufrido represión bajo el comunismo.

10 El Caballero Supremo Carl A. Anderson fue orador en el Evento del Rosario 2007 en Pasadena, Calif., una reunión masiva auspiciada por los Ministerios Familiares de la Santa Cruz que reunió a unas 50,000 personas para orar juntas el rosario de acuerdo a la tradición de las cruzadas del rosario del Padre Peyton.