Text Size:
  • A
  • A
  • A

Una ética de fraternidad

3/1/2018

por Carl A. Anderson, Caballero Supremo

Como empresa, Caballeros de Colón está comprometida con los valores católicos y da el ejemplo

Carl A. Anderson

Carl A. Anderson

EL MES PASADO, compartí algunos pensamientos acerca del impresionante crecimiento del programa de seguros de Caballeros de Colón desde el año 2000: Nuestros seguros vigentes crecieron de $40 mil millones de dólares a casi $110 mil millones de dólares y nuestros activos bajo gestión aumentaron de $8,500 millones de dólares a casi $25 mil millones.

Todos podemos estar orgullosos de este rendimiento superior a largo plazo que, año tras año, amplía su protección económica a las familias de nuestros hermanos Caballeros.

También estoy especialmente orgulloso de que una vez más este año nos hayan seleccionado como una de las Compañías más Éticas el Mundo© por parte del Instituto Ethisphere.

Somos una de las únicas 135 compañías nombradas en 23 países, y somos una de solo tres homenajeadas en la categoría de seguros de vida.

Es el quinto año consecutivo que Caballeros de Colón ha sido tan honrada.

Esta designación reconoce que Caballeros de Colón sigue demostrando un “liderazgo ejemplar” en dichas áreas para “mejorar la cultura, el auténtico liderazgo y el compromiso con la transparencia”.

En Caballeros de Colón, compartimos el compromiso del Instituto Ethisphere para “elevar continuamente las normas del comportamiento corporativo” y los “valores basados en el liderazgo”.

Y estoy particularmente agradecido de haber sido nombrado de manera personal por parte de Ethisphere como una de las “100 personas más influyentes en ética empresarial”, en 2014 y 2015.

Como he dicho a menudo, no sacrificaremos nuestra ética con el fin de perseguir ganancias. Por el contrario, consideramos que una estrategia ética basada en valores, tanto en mercadotecnia como en inversiones, son la mejor forma de lograr sustentabilidad y de permanecer competitivos en una economía de libre mercado.

Estamos orgullosos de que la forma de hacer negocios de Caballeros de Colón sea tanto ética como exitosa. Mantenemos una tradición de muchas décadas de rendimiento superior en operaciones y en balances.

Nuestra designación por parte del Instituto Ethisphere llegó poco después de la publicación de la Encuesta Edelman sobre Confianza en las Empresas, que revela que Estados Unidos enfrenta el peor colapso de confianza registrado en los 18 años de historia de la encuesta.

Aún más significativo, la encuesta reveló una disminución de 30 puntos en la confianza en el gobierno. El índice de confianza clasificó a Estados Unidos como el más bajo de todos los países encuestados.

El informe declara: “En un año marcado por la turbulencia interna y externa, se colapsó la confianza en las instituciones de Estados Unidos, registrando la disminución más dramática y pronunciada que haya medido la Encuesta Edelman sobre Confianza en las Empresas.

Y continúa, “No es una exageración afirmar que EE.UU. ha alcanzado un punto de crisis que debería impulsar a todo líder, en el gobierno, los negocios o en el sector civil, a emprender una acción urgente. La inercia no es una opción, y tampoco lo es el silencio. Hoy la confianza del público en las estructuras tradicionales de liderazgo de Estados Unidos está totalmente socavada y ha sido reemplazada por un fuerte sentido de temor, incertidumbre y desilusión”.

Su conclusión fue quizás más interesante: “Hoy, las empresas y las ONGs parecen ser las instituciones que mantienen la mayor esperanza para nuestros encuestados”.

Esto significa una responsabilidad muy especial para Caballeros de Colón como la mayor organización católica empresarial y fraternal en el mundo, y es un desafío que no vamos a eludir.

Continuaremos con nuestra misión de mantener un modelo corporativo sólido y exitoso basado en una ética de fraternidad. Y seguiremos promoviendo nuestros valores de caridad, unidad y fraternidad como el mejor cimiento para reconstruir la confianza en nuestras instituciones sociales y gubernamentales.

De hecho, trabajar para devolver dichos valores al centro de nuestra vida nacional puede ser una de las acciones más patrióticas que podamos emprender hoy.

Algunos dirán que nuestros valores fundamentales se vuelven cada vez más obsoletos. Les pediría que recordaran las palabras del Reverendo Martin Luther King Jr.: “Siempre es el momento adecuado para hacer lo correcto”.

Hoy, tenemos una oportunidad única de llevar los valores católicos tanto al mercado como a la plaza pública.

¡Vivat Jesus!