Text Size:
  • A
  • A
  • A

Navegando el río

El bote Becky Thatcher desde la perspectiva de la cubierta de su bote complementario Tom Sawyer durante un recorrido guiado a lo largo del Río Mississippi.

  Fotos

Una visita a San Luis no está completa sin un viaje en bote por el Mississippi. Así que en una tarde radiante, húmeda de domingo, cientos de delegados de la convención y sus familias fueron a los muelles al pie de la colina desde el Arco Gateway. Desde ahí, dos botes equipados por atrás y con rueda de paletas que llevaban apropiadamente nombres de personajes de Mark Twain: Tom Sawyer y Becky Thatcher, llevaron a los pasajeros en un viaje lento de una hora río arriba y abajo, con un guía de turistas que apuntaba a las atracciones y contaba un poco acerca del pasado del área.

Los principios de la historia del río son franceses, españoles y sin duda católicos, incluyendo al conquistador del siglo XVI Hernando de Soto, el primer europeo en navegar la porción sur del Mississippi, y siguiendo casi un siglo después con el jesuita francés Jacques Marquette, quien exploró las porciones norte y centro, pasando por lo que es ahora San Luis. La fundación de la ciudad sucedió en el siglo XVIII, cuando Pierre Laclede, con una subvención de la corona francesa, decidió fundar un puesto de comercio de pieles en un punto alto al lado del río en 1764, y le dio el nombre del rey del siglo XIII, Luis IX. El sitio comerció y pasó de franceses a españoles y de nuevo a los franceses antes de que Estados Unidos lo comprara en la Compra de Luisiana.

Había señales evidentes del pasado y del presente del río durante el recorrido, el cual pasaba por debajo de un puente de vía férrea y el ultramoderno Puente Stan Musial, inaugurado en 2014 y nombrado por el difunto jugador de béisbol de los Cardenales de San Luis y miembro del Salón de la Fama.

Remolcadores fornidos empujan barcazas grandes que llevan toneladas de cargamento en las aguas, indicando el valor actual comercial del río que generalmente está oculto en un mundo de viajes por carretera y aire.

Esa tarde, se percibía algo de sabiduría tradicional de Mississippi, como dijo Mark Twain o se cantó en Old Man River. Aunque también se veía el río como un cuerpo de agua con vida que fluye, cambiando y adaptándose para cambiar con el paso de los años.