Text Size:
  • A
  • A
  • A

Construyendo una cultura de la vida

      CONSIDERANDO, que Caballeros de Colón tiene un profundo e histórico compromiso de oponerse a toda acción o política gubernamental que promueva el aborto, la investigación con células madre embrionarias, la clonación humana, la eutanasia, el suicidio asistido o cualquier otra ofensa contra la vida; y

      CONSIDERANDO, que la Orden apoya programas que ofrezcan alternativas al aborto a las mujeres que enfrentan crisis por embarazo, incluyendo la adopción, y que apoyamos proyectos que brindan apoyo espiritual a las mujeres que sufren secuelas traumáticas emocionales y psicológicas debido al aborto; y

      CONSIDERANDO, que nuestro Programa de Ultrasonido ha proporcionado una ventana al vientre colocando más de 700 equipos de ultrasonido en 50 estados y un número creciente de provincias canadienses; y

      CONSIDERANDO, que reafirmamos nuestro compromiso de construir una “cultura de la vida” promoviendo políticas que favorezcan a la familia y reconociendo que en las familias sólidas y sanas es donde se enseñan los valores morales y donde se transmite la herencia espiritual de la nación; y

      CONSIDERANDO, que el Papa Francisco llamó al aborto el producto de una “difundida mentalidad utilitarista, una cultura del descarte, que esclaviza los corazones y la inteligencia de tantos”; y

      CONSIDERANDO, que apoyamos una legislación que busca  construir una cultura de la vida y evitar que los dólares de los contribuyentes se usen directamente para financiar o subsidiar los abortos de cualquier forma, incluyendo la prohibición de más de $500 millones de dólares que se otorgan anualmente a Planned Parenthood Federation of America, el mayor proveedor de abortos en el país, que realizas más de 300,000 abortos al año; y

      CONSIDERANDO, que Caballeros de Colón cuenta con una larga historia de marchas de apoyo y mítines por la causa de la vida en los países en que tiene presencia formal; y

      CONSIDERANDO, que el Papa Benedicto XVI reiteró que “los políticos y legisladores católicos, conscientes de que tienen ante ellos una grave responsabilidad, deben sentirse particularmente unidos, basándose en una conciencia bien formada, para introducir y apoyar leyes inspiradas en valores basados en la naturaleza humana”; y

      CONSIDERANDO, que en Evangelii Gaudium, el Papa Francisco nos recordó que, “Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos…esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo”: y

      CONSIDERANDO, que en su encíclica, Laudato Si, el Santo Padre reiteró que “Dado que todo está relacionado, tampoco es compatible la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto”.

      ASÍ POR LO TANTO SE RESUELVE, que seguiremos expresando a nuestros representantes electos la necesidad de promulgar leyes que protejan la vida humana en todas sus etapas; y

      SE RESUELVE ADEMÁS, que consideramos que las mujeres merecen algo mejor que el aborto y que seguiremos apoyando las crisis por embarazo con alternativas al aborto, incluyendo la adopción, y que apoyamos proyectos que ofrezcan apoyo espiritual a mujeres y hombres que sufren de efectos traumáticos y psicológicos después del aborto; y

      SE RESUELVE ADEMÁS, que Caballeros de Colón seguirá respetando la valiosa enseñanza de la Iglesia Católica sobre la vida desde su concepción hasta su muerte natural, como lo explican el Catecismo de la Iglesia Católica, Laudato Si y otros documentos; y

      SE RESUELVE ADEMÁS, que reafirmamos nuestras políticas de siempre de no invitar a ningún evento de Caballeros de Colón a personas, especialmente a funcionarios públicos o candidatos para una función pública, que no apoyen la protección legal de los niños por nacer, o que defiendan las legislación del suicidio asistido o la eutanasia, y que prohibimos a dichas personas rentar o usar de otra forma instalaciones sobre las que Caballeros de Colón tenga el control, o hablar en eventos de Caballeros de Colón, u otorgarles honores o privilegios de cualquier tipo de nuestra Orden, o invitarlos a servir como presidentes honorarios de eventos, celebraciones o comités, u ostentar cualquier cargo en Caballeros de Colón; y

      SE RESUELVE ADEMÁS, que una vez más nos comprometemos a orar el Rosario con frecuencia, ayunar y hacer penitencia en reparación de los males perpetrados contra el don de la vida y que pedimos la intercesión de la Santísima Virgen María, quien dijo “sí” a la vida, para que interceda por nosotros para establecer una “cultura de la vida”; y

      SE RESUELVE ADEMÁS, que esta resolución se presente para la aprobación del Consejo Supremo.