Agosto Hospitalidad
Agosto Hospitalidad
Agosto Hospitalidad
Text Size:
  • A
  • A
  • A

Hospitalidad

Las Escrituras hablan con frecuencia de la importancia de la hospitalidad de la familia por su amor altruista que alimenta las almas fatigadas y sana los corazones rotos.

Meditaciones

De Amoris Laetitia del Papa Francisco

Dirigido por el espíritu, el círculo familiar está abierto a la vida no sólo generándola en su interior, sino también saliendo y difundiendo la vida cuidando a otros y buscando su felicidad. Esta apertura encuentra una expresión particular en la hospitalidad, que la palabra de Dios alienta con elocuencia: “No se olviden de practicar la hospitalidad, ya que gracias a ella, algunos, sin saberlo, hospedaron a los ángeles.” (Hebreos 13, 2). Cuando una familia es acogedora y tiende la mano a otros, especialmente a los pobres y desamparados, es “un símbolo, testigo y participante en la maternidad de la Iglesia”. El amor social, como reflejo de la Trinidad, es lo que unifica realmente el significado espiritual de la familia y su misión hacia otros, porque hace presente el kerigma (las enseñanzas) en todos sus imperativos comunales. La familia vive su espiritualidad precisamente por ser al mismo tiempo una iglesia doméstica y una célula vital para la transformación del mundo.73

  1. ¿Cuáles son algunas de las formas específicas en las que nuestra familia practica la hospitalidad dentro de casa? ¿En qué formas resulta un reto esta hospitalidad para nuestra familia, y en qué forma ayuda a nuestra familia a crecer en gracia y felicidad?
  2. ¿Alguna vez hemos pensado en la hospitalidad en términos de acoger al otro como Cristo? ¿Cómo podría este llamado a la hospitalidad cristiana cambiar la forma en que la practicamos?
  3. ¿Cuáles son algunas de las formas en las que en familia podemos crecer en hospitalidad? ¿Cómo podríamos abrir más nuestro hogar a los pobres, los solitarios, los desconsolados y desamparados? ¿Hay alguien que tenga una vida de familia dura a quien le sentaría bien pasar un tiempo con nuestra familia por el apoyo y aliento que ofrece el amor?

Lectura de las Escrituras—Salmo 84, 9-13

Una alabanza de la casa de Dios

Señor del universo, oye mi plegaria,
   escucha, Dios de Jacob;
Protege, Dios, a nuestro Escudo
   y mira el rostro de tu Ungido.
Vale más un día en tus atrios
   que mil en otra parte;
Yo prefiero el umbral de la Casa de mi Dios
   antes que vivir entre malvados.
Porque el Señor es sol y escudo;
   el Señor da la gracia y la gloria,
   y no niega sus bienes
   a los que proceden con rectitud.
¡Señor del universo,
   feliz el hombre que confía en ti!

Proyecto de familia

Invite a conocidos de su parroquia o vecindario a comer, y pase cierto tiempo socializando después. Invítelos a unirse a ustedes también para recitar una oración en familia.