El testimonio de la fe
El testimonio de la fe
El testimonio de la fe
Text Size:
  • A
  • A
  • A

El testimonio de la fe

Porque las familias desempeñan un papel indispensable en la nueva evangelización, deseamos compartir nuestra fe con otras familias y con quienes están alejados de Dios.

Meditaciones

Del Discurso del Papa Benedicto XVI al Concilio Pontificio para la Familia

La nueva evangelización depende en gran medida de la Iglesia Doméstica (cf. ibid. [Familiaris Consortio] no. 65). En nuestra época, como en el pasado, el eclipse de Dios, la difusión de las ideologías contrarias a la familia y la degradación de la ética sexual están relacionados. Y al igual que el eclipse de Dios y la crisis de la familia están vinculados, la nueva evangelización es inseparable de la familia cristiana. En efecto, la familia es el camino de la Iglesia porque es el “espacio humano” de nuestro encuentro con Cristo. Los esposos “no solo reciben el amor de Cristo y se convierten en una comunidad salvada, sino que también son llamados a comunicar el amor de Cristo a sus hermanos, con lo cual se convierten en una comunidad salvadora.” La familia fundamentada en el sacramento del matrimonio es una realización particular de la Iglesia, una comunidad salvada y salvadora, evangelizada y evangelizadora. Al igual que la Iglesia, está llamada a acoger, irradiar y mostrar al mundo el amor y la presencia de Cristo. La recepción y transmisión del amor divino se realizan en el compromiso mutuo de los esposos, en una procreación generosa y responsable, en el cuidado y educación de los hijos, el trabajo y las relaciones sociales, atenciones para los necesitados, en la participación en actividades de la Iglesia, en su compromiso con la sociedad civil. En la medida en que logra vivir el amor como comunión y servicio como un don recíproco abierto a todos, como un viaje de eterna conversión apoyada por la gracia de Dios, la familia cristiana refleja el esplendor de Cristo en el mundo y la belleza de la divina Trinidad.70

  1. ¿Cómo podemos nosotros, como familia, comunicar mejor a otros la presencia de Cristo en el mundo con palabra y acción, con lo cual nos convertimos en una “comunidad salvadora” que comparte el amor de Cristo?
  2. Recordando que la “nueva evangelización” no es nueva en cuanto al contenido, sino “nueva en cuanto a su ardor, método y expresión” ¿cuáles son algunas de las formas en las que nosotros, como familia, podemos evangelizar y qué verdades podríamos expresar?
  3. ¿Por qué la familia es una voz tan efectiva para tratar cuestiones importantes?

Lectura de las Escrituras—Salmo 148, 1-6, 11-13.

Una canción de alabanza al Señor

¡Aleluya!
   Alaben al Señor desde el cielo,
   alábenlo en las alturas;
Alábenlo, todos sus ángeles,
   alábenlo, todos sus ejércitos.
Alábenlo, sol y luna,
   alábenlo, astros luminosos;
Alábenlo, espacios celestiales
   y aguas que están sobre el cielo.
Alaben el nombre del Señor,
   porque él lo ordenó, y fueron creados;
Él los afianzó para siempre,
   estableciendo una ley que no pasará.
   Los reyes de la tierra y todas las naciones,
   los príncipes y los gobernantes de la tierra;
Los ancianos, los jóvenes y los niños,
Alaben el nombre del Señor.
   Porque sólo su Nombre es sublime;
   su majestad está sobre el cielo y la tierra

Proyecto de familia

Invite a un miembro de la familia, a un amigo o conocido a ir con ustedes a la Misa, a la adoración o a un evento de formación en la fe. Anote también ideas de pequeños sacrificios y ofrendas en papelitos individuales, Colóquelos en un pequeño tazón. Cada día, que cada miembro de la familia seleccione al azar un papel para ofrecer el sacrificio que indica para las intenciones de un pariente o amigo. Al final del mes, cada miembro de la familia puede enviar una nota a la persona por quien hicieron la ofrenda, contándole de sus oraciones y sacrificios.