Marzo Dificultades En La Familia
Marzo Dificultades En La Familia
Marzo Dificultades En La Familia
Text Size:
  • A
  • A
  • A

Dificultades en la familia

Todas las familias enfrentan dificultades. En estos momentos críticos, es importante aprender a sufrir bien y sufrir juntos con Cristo. Cuando se entrega al Señor, el sufrimiento puede acercar a la familia y fortalecer su amor.

Meditaciones

De Familiaris consortio del Papa Juan Pablo II

Ninguna familia ignora que el egoísmo, el desacuerdo, las tensiones, los conflictos atacan con violencia y a veces hieren mortalmente la propia comunión: de aquí las múltiples y variadas formas de división en la vida familiar. Pero al mismo tiempo, cada familia está llamada por el dios de la paz a hacer la experiencia gozosa y renovadora de la “reconciliación”, esto es, de la comunión reconstruida, de la unidad nuevamente encontrada. en particular la participación en el sacramento de la reconciliación y en el banquete del único cuerpo de cristo ofrece a la familia cristiana la gracia y la responsabilidad de superar toda división y caminar hacia la plena verdad de la comunión querida por dios, respondiendo así al vivísimo deseo del Señor: que todos “sean una sola cosa”.54

  1. ¿Cuáles son los problemas de nuestra familia? ¿cómo podemos colaborar en familia para sanar esas áreas de dolor y confusión, sin huir de los retos, dejar fuera a alguien o ceder a la desesperación?
  2. ¿Cuál es la diferencia al ver el sufrimiento a la luz de la cruz de cristo? ¿en qué forma transforma esta perspectiva la forma en que encaramos juntos el sufrimiento en familia?
  3. ¿En familia, cómo podemos confiar más en la fortaleza de dios en momentos de dificultad? ¿en qué forma podemos permitir que el amor de cristo haga fructífero nuestro sufrimiento y profundice nuestro amor?

Lectura de las Escrituras — Salmo 34, 5-11

Una oración para que los que sufren confíen en el Señor

Busqué al Señor: él me respondió
   y me libró de todos mis temores.
Miren hacia él y quedarán resplandecientes,
   y sus rostros no se avergonzarán.
Este pobre hombre invocó al Señor:
   él lo escuchó y lo salvó de sus angustias.
El Ángel del Señor acampa
   en torno de sus fieles, y los libra.
¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!
   ¡Felices los que en él se refugian!
Teman al Señor, todos sus santos,
   porque nada faltará a los que lo temen.
Los ricos se empobrecen y sufren hambre,
   pero los que buscan al Señor no carecen de nada.

Proyecto de familia

Pida que cada miembro de la familia piense en una dificultad en la familia y rece por ella cada día. Al final del mes, compartan sus intenciones y sus experiencias.