Text Size:
  • A
  • A
  • A

No dejes que tu consejo se decaiga en el verano

Mantén a tus miembros envueltos y activos durante los meses de verano aprovechando el buen tiempo propicio para las mangas cortas y para realizar programas que promueven la fraternidad entre los miembros jóvenes que les prestan servicio a la Iglesia y a la comunidad.

Muchos de los consejos celebran paseos anuales o frecuentes con las familias, tales como parrilladas, fiestas en la piscina, etc. Esta clase de actividad le proporciona a la familia una oportunidad única para “jugar” juntos. Organiza actividades que requieren que las familias jueguen en equipos, tales como bádminton entre padres e hijos, campeonatos de bocci, volleyball, herraduras, y otros.

No te olvides de unirte a la celebración de la familia a través de la Orden tomando parte de la celebración en agosto de la Semana de la Familia de Caballeros de Colón.

Además de ser una manera excelente de alentar el espíritu de la fraternidad, los paseos les ofrecen a los consejos una oportunidad para proporcionar su famosa hospitalidad. Muchos consejos invitan a aquellas personas que de otro modo no podrían participar de estas actividades tales como grupos de residentes en casas para gentes con discapacidades intelectuales, inválidos, voluntarios en los programas “Big Brothers/Big Sisters”, e hijos de familias con problemas que son referidos discretamente por los párrocos.

Otros consejos organizan viajes para acampar al aire libre, para pescar, para caminar, o para presencial eventos de deportes. Invita a estos eventos a personas con discapacidades o a familias necesitadas.

Organiza una competencia de golf que es el pasatiempo fraternal favorito en el verano. Otra forma de compartir buenos momentos es organizando equipos de béisbol, de fútbol, y otros, del consejo.

Otros consejos aprovechan el buen tiempo para ayudar a las parroquias y a las escuelas de las parroquias a mantener sus jardines y hacer otros arreglos. De esta manera le ahorran bastante dinero a las parroquias al mismo tiempo que se entretienen. Algunos ayudan a limpiar los parques o proporcionan ayuda a los hospitales de convalecientes plantando jardines para los pacientes. Algunos consejos aun han comenzado sus propios centros de jardinería y venden los productos para reunir fondos para obras de caridad.

Otras actividades populares de la iglesia en el verano incluyen también retiros y rosarios al aire libre especialmente en los recintos Marianos.

Debido a que los jóvenes, incluyendo a los Escuderos, están de vacaciones durante los meses de verano, no dejes de hacer que tomen parte de las actividades del consejo. Estos jóvenes, hombres y mujeres, proporcionan una fuente extraordinaria de recursos humanos en la forma de voluntarios para los proyectos de servicio de los consejos. Los jóvenes y los viejos, ambos, se benefician al compartir estas experiencias.

Estas actividades son perfectas para que las patrocinen los consejos durante los meses de verano. No permitas que tu consejo se duerma, permanece activo y forma parte de todas estas actividades.