Caballaros de Colón

Lectura

Historia

El crecimiento de los Caballeros de Colón

Los soldados en una formación especial en Camp Wheler, Georgia, en 1918, como tributo a la ayuda de Caballeros de Colón a los soldados durante la Primera Guerra Mundial.

Los soldados en una formación especial en Camp Wheler, Georgia, en 1918, como tributo a la ayuda de Caballeros de Colón a los soldados durante la Primera Guerra Mundial.

El 2 de octubre de 1881 un pequeño grupo de hombres se reunió en el sótano de la iglesia St. Mary's, en Hillhouse Avenue, New Haven, Connecticut. Convocados por su cura de 29 años, el Padre Michael J. McGivney, estos hombres formaron una sociedad fraternal que se convertiría un día en la mayor organización de servicio fraternal familiar católica del mundo. Buscaron fortaleza en la solidaridad, y seguridad a través de la unidad de propósito y la devoción a una causa santa: juraron ser defensores de su país, sus familias y su fe. Estos hombres estaban unidos por el ideal de Cristóbal Colón, el descubridor de las Américas, cuya mano trajo el cristianismo al Nuevo Mundo. Sus esfuerzos dieron fruto con la constitución de los Caballeros de Colón, el 29 de marzo de 1882. Eran Caballeros de Colón.

La Orden ha sido llamada "la fuerte diestra de la Iglesia", y ha sido elogiada por papas, presidentes y otros líderes mundiales por su apoyo a la Iglesia, programas de evangelización y educación católica, su participación cívica y su ayuda a los necesitados.

La visión fundadora del Padre McGivney para la Orden incluía también un programa de seguro de vida para sustentar a las viudas y los huérfanos de los miembros fallecidos. El programa de seguros de la Orden se ha expandido sustancialmente para servir más eficazmente a la creciente membresía de los Caballeros. Año tras año, los Caballeros de Colón han obtenido las más altas calificaciones posibles de calidad por solidez financiera de A.M. Best and Standard & Poor's. La Orden brinda seguros, renta vitalicia y productos de cuidado de largo plazo de la más alta calidad a sus miembros, junto con muchos otros beneficios fraternales.

El Consejo Supremo es el cuerpo director de los Caballeros de Colón, y es responsable del desarrollo de la organización como un todo. Las obligaciones del Consejo Supremo incluyen establecer la Orden en nuevas regiones e instalar autoridades regionales, definiendo y promoviendo sus valores y objetivos, asumiendo iniciativas de toda la organización, promoviendo la conciencia de la misión de los Caballeros en todo el mundo, y protegiendo a las familias de los miembros a través de su amplio programa de seguros. Sin embargo, los miembros que trabajan en consejos locales o subordinados llevan a cabo la mayor parte de la obra benéfica de los Caballeros.