Caballaros de Colón

Caballeros de Colón

Lectura
  • FUNCIONARIOS

Recursos devocionales

Lo divino atrae al corazón humano.  Muchas personas  anhelan sinceramente la santidad y por este motivo pasan mucho tiempo en contemplación.  Se nos insta a cultivar una vida interior profunda, y mantener un contacto con Jesucristo que es personal y constante.  Los Padres de la Iglesia han dicho consistentemente que al faltar una verdadera amistad con Jesús es imposible para un cristiano cumplir con la misión del Señor.

El Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica nos ayuda a centrar nuestra atención en la naturaleza de la oración.  A continuación les proporcionamos un ejemplo de lo que encontrarán:

¿Qué es la oración?

La oración es la elevación del alma a Dios o la petición al Señor de bienes conformes a su voluntad. La oración es siempre un don de Dios que sale al encuentro del hombre. La oración cristiana es relación personal y viva de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo, que habita en sus corazones.

¿Cómo nos enseña Jesús a orar?

Jesús nos enseña a orar no sólo con la oración del Padre nuestro, sino también cuando Él mismo ora. Así, además del contenido, nos enseña las disposiciones requeridas por una verdadera oración: la pureza del corazón, que busca el Reino y perdona a los enemigos; la confianza audaz y filial, que va más allá de lo que sentimos y comprendemos; la vigilancia, que protege al discípulo de la tentación.

¿Porqué es eficaz nuestra oración?

Nuestra oración es eficaz porque está unida mediante la fe a la oración de Jesús. En Él la oración cristiana se convierte en comunión de amor con el Padre; podemos presentar nuestras peticiones a Dios y ser escuchados: «Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea colmado» (Jn 16, 24).

 

 

Espanol
#1877-S Como Rezar el Rosario
#2075-S – Una Guía para la Confesión

 

La Orden patrocina varios programas de oración: