Caballaros de Colón

Lectura

Una caridad que evangeliza

Impresor Favorable Impresor Favorable
1/29/2013

 

En este Año de la Fe, las buenas obras de la Orden son el testimonio más sólido del mensaje de Cristo  

por Patrick Scalisi

photo courtesy of The Republican

 Fotos

Si es verdad que las acciones sí hablan más fuerte que las palabras, entonces los Caballeros de Colón lanzaron un grito gigante este invierno pasado con un número de iniciativas caritativas que satisfacen el mandato de Cristo para alimentar a los hambrientos y vestir a los desnudos (cf. Mt 25,35-36).

Los actos de caridad inspirados en la fe son esenciales para la nueva evangelización, especialmente durante este Año de la Fe. Donde terminan las palabras, las acciones emprendidas con un espíritu de caridad, unidad y fraternidad transmiten lo que significa ser un seguidor de Cristo.

Los Caballeros de Colón no dejaron escapar esta oportunidad. En todas las jurisdicciones en las que la Orden está presente, los Caballeros han asumido la labor de ayudar a los más vulnerables durante los fríos meses de invierno a través de las iniciativas Abrigos para los Niños y Alimentos para las Familias de Caballeros de Colón. Ya sea distribuyendo abrigos nuevos en Utah o alimentando a una comunidad para Acción de Gracias en Massachusetts, los Caballeros demostraron la mejor parte de una caridad que evangeliza.

BRIDGEPORT, CONN.
Con solo unos días de notificación, el Guardián de Estado de Connecticut William T. McGovern y los diputados de distrito de la zona organizaron una distribución de Abrigos para los Niños en la Iglesia Blessed Sacrament en Bridgeport, entregando aproximadamente 300 abrigos a familias necesitadas. La concurrencia no fue exactamente tanta como se esperaba, lo que resultó ser una bendición secreta. Después del devastador tiroteo escolar en Newtown, muchos niños se vieron obligados a dejar sus chaquetas en la Escuela Primaria Sandy Hook después de la evacuación del edificio. Los abrigos que quedaron de la distribución en Bridgeport después se llevaron a Newtown y se donaron a niños que habían perdido el suyo en medio del tiroteo.

“Estamos ahí para hacer lo que se necesite para la comunidad y para apoyarla, a católicos y no católicos” – Guardian de Estado de Connecticut William T. McGovern

CHICOPEE, MASS.
La temporada de fiestas puede ser un excelente momento para que las familias compartan alimentos y compañía. Gracias al Consejo Fairview 4044 en Chicopee, Mass., en Western Massachusetts, nadie tuvo que pasar solo el día de Acción de Gracias. Por 22 años consecutivos, el consejo llevó a cabo su cena de Acción de Gracias sirviendo más de 3,800 platos durante la semana. Iniciando el lunes anterior a Acción de Gracias, lo Caballeros sirvieron 2,000 comidas a las personas imposibilitadas para salir de casa y cocinaron aproximadamente para 400 personas en el Club Chicopee Boys and Girls. El consejo también entregó alimentos al personal militar en la Base de la Reserva Aérea Westover y sirvió alimentos en un comedor de beneficencia local antes de unirse a 200 voluntarios en el área social del consejo para servir aproximadamente 1,000 cenas. En total, el personal preparó entre otras cosas, 4,200 libras de pavo, 1,000 libras de papas, 1,200 libras de calabaza y 1,000 galones de gravy, entre otras guarniciones.

“Cada año la cifra aumenta. Espero el día en que la economía mejore, la gente esté mejor y las cifras cambien y empiecen a bajar. Pero hasta ese día, el consejo planea estar ahí para ayudar a los necesitados” – Ronald Belair, organizador de la cena

OCEANSIDE, N.Y.
Para el Consejo Msgr. John A. Cass 2626 en Long Beach, N.Y., el otoño de 2012 trajo una tragedia tras otra. En octubre, el Huracán Sandy arrasó numerosas comunidades a lo largo de la costa sur de Long Island. A pesar de funcionar con generadores, durante cinco semanas el área social del consejo fue centro de distribución de alimentos, albergue, ropa y artículos de limpieza. Pero en un segundo acontecimiento trágico, el área social del consejo se quemó el 10 de diciembre de 2010, justo cuando los miembros del consejo iban a fijar su atención en reparar los daños causados por la tormenta.

Con numerosos eventos importantes pendientes en el área social, el Consejo Father Joseph O’Connell 3481 cerca de Oceanside apareció para ayudar. En primer lugar, los Caballeros tomaron las riendas de una fiesta navideña que debía realizarse para los hijos de las víctimas del Huracán Sandy el 22 de diciembre de 2012. El Consejo 3481 reubicó el evento a su área social y se organizó con el Consejo de Estado de Florida para donar abrigos a todos los niños que asistieran. El consejo de Oceanside también donó alimentos para el evento, incluyendo música, entretenimiento y una visita de Santa Claus con gran cantidad de juguetes.

“Cuando se observa la tensión nerviosa de la gente al perder el contenido de su hogar...la gente no sabe cómo manejar esto. Y lo que nuestra fe nos enseña es ayudar y cuidar a estas personas, y para que puedan superar estos tiempos difíciles” – Gran Caballero Timothy Pendleton del Consejo Father Joseph O’Connell 3481 en Oceanside, N.Y.

SALT LAKE CITY
En invierno, el promedio de la temperatura mínima en Salt Lake City generalmente ronda los 20 grados Fahrenheit. Para la mayoría de los adultos es muy frío, y qué decir de los niños que no tienen acceso a ropa de invierno adecuada. El Consejo de Estado de Utah se propuso corregir esta deficiencia a finales de 2012, comprando 25 cajas de abrigos a través del programa Abrigos para los Niños de Caballeros de Colón para donarlos a familias necesitadas. Colaborando con la Diócesis de los Servicios Comunitarios Católicos (CCS, por sus siglas en inglés) de Salt Lake City, los Caballeros pudieron ubicar de manera eficiente a las familias que más asistencia necesitaban. Además de colaborar con CCS, los Caballeros también distribuyeron abrigos en numerosas parroquias, una de las cuales también disponía de guantes y gorros para los beneficiarios.

“También en algunos padres se puede observar el agradecimiento en su rostro. Dan las gracias. Algunos lloran un poco porque ahora saben que su hijo no tendrá frío. ...Ahora ya no tienen que enfocarse en, ¿‘qué voy a hacer hoy si hace frío’?” – Secretario de Estado de Utah Jerald P. Hanten

KAUFMAN, TEXAS
A veces hasta el Cuerpo de la Marina de EE.UU. necesita un poco de ayuda: esta vez de los Caballeros de Colón. En el Condado Kaufman, Texas, cuando el Consejo Father W.P. Pechal 11721 ayudó con el programa Toys for Tots (juguetes para niños) de los miembros de la marina para dar una Navidad feliz a 85 familias locales.

Durante los últimos 13 años, los Caballeros han recabado los nombres de las familias necesitadas, investigado a través del Ejército de Salvación y colaborado con Veteranos de Guerras Extranjeras (VFW, por sus siglas en inglés) y otros grupos comunitarios para organizar la distribución de juguetes y alimentos. Una vez recolectados todos los productos, los voluntarios se reunían en la Iglesia St. Anne para dividir equitativamente los productos en cajas para cada familia con dos juguetes para cada niño, un pavo, panecillos, verduras, papas, manzanas y relleno de pay. En la distribución no estaba presente ningún niño, así que los juguetes y la comida podían ser una sorpresa para Navidad. De pronto, familias que pensaban en frijoles enlatados y hot dogs para la cena de Navidad, tenían un poco más de alegría para sus fiestas navideñas.

“Esto es familia. Para eso nos trajo el Padre McGivney. Así se mantienen juntas las familias” – Diputado de Distrito Bernard J. Grant Jr. del Distrito Texas #84