Text Size:
  • A
  • A
  • A

Gracia y Solidaridad

3/1/2017

por Carl A. Anderson, Caballero Supremo

El testimonio valiente de los mártires del siglo XVII nos inspira a orar por los cristianos perseguidos de hoy

Carl A. Anderson

Carl A. Anderson

EL MES PASADO volví a ver la notable película de Martin Scorsese, Silence, basada en la novela histórica del mismo nombre, del autor japonés católico Shusaku Endo. A través del viaje de dos jóvenes jesuitas, el Padre Francisco Garrpe y el Padre Sebastião Rodríguez, Silence explora la persecución de cristianos en Japón en el siglo XVII, y las consecuencias de la apostasía, después de su tortura, del Padre Cristóvão Ferreira, el jesuita provincial asignado en esa plaza.

Como escribí el mes pasado, Scorsese ve su película como un tipo de peregrinación, y yo animé a los que la vean a considerarla bajo la misma luz. Silence presenta de una manera extraordinaria un capítulo importante, pero solamente un capítulo, en la larga historia de la actividad misionera y de la evangelización. También vale la pena recordar lo que le falta a Silence.

Como escribí el mes pasado, Scorsese ve su película como un tipo de peregrinación, y yo animé a los que la vean a considerarla bajo la misma luz. Silence presenta de una manera extraordinaria un capítulo importante, pero solamente un capítulo, en la larga historia de la actividad misionera y de la evangelización. También vale la pena recordar lo que le falta a Silence.

Antes de salir hacia Japón, el Padre Mastrilli compuso una nueva novena pidiendo la intercesión de San Francisco Xavier, uno de los primeros jesuitas, por el éxito de las misiones y especialmente porque aquellos que sufrían en el extranjero por la fe católica “vivieran y murieran en estado de Gracia”. La novena del Padre Mastrilli ha llegado a conocerse como la Novena de la Gracia.

El Padre Mastrilli y sus compañeros fueron capturados poco después de su llegada a Japón. Horriblemente torturados, sufrieron una muerte de mártires. De hecho, el testimonio del Padre Mastrilli, y no la apostasía del Padre Ferreira, es lo que mejor representa la misión jesuita en Japón.

Un relato japonés de la época afirma que durante el siglo XVII aproximadamente 100 jesuitas murieron como mártires, mientras que solamente 5 renunciaron a su fe después de la tortura.

Incluso hay evidencia de que al final de su vida, el Padre Ferreira se retractó de su apostasía, después de lo cual él también fue torturado hasta la muerte.

Y en relación a la cuestión de si el Cristianismo podría enraizarse en Japón, el hecho es que cuando el Comodoro Matthew Perry entró en la Bahía Edo de Japón en 1853, había miles de cristianos japoneses.

Hoy en día, vemos en todo el Medio Oriente, África, India y otros lugares de Asia, la brutal persecución, tortura y muerte de cristianos. El heroísmo diario de estos hermanos y hermanas en la fe es una inspiración hacia sus compañeros cristianos en cualquier lugar.

Como sabemos, la situación es particularmente aguda en Medio Oriente, donde demasiados cristianos han sido blanco de genocidio, y cientos de miles virtualmente lo han perdido todo. Durante los últimos años, Caballeros de Colón se ha convertido en uno de los líderes internacionales que ayuda a estas personas, proporcionando comida, ropa, refugio y cuidado médico a miles de ellas.

Este año continuaremos nuestro papel de liderazgo y buscaremos formas de dar más ayuda aún. Las obras corporales de misericordia siguen siendo indispensables.

Pero podemos hacer más para fomentar una mayor solidaridad espiritual con los cristianos que están sufriendo. Este mes, lanzaremos una nueva iniciativa para orar por los cristianos que sufren persecución. De esta forma, uniremos una nueva obra espiritual de misericordia con nuestras obras corporales de misericordia en curso.

Estamos proponiendo una nueva oración, una Novena de Gracia y Solidaridad (ver página 15), basada en la oración del Padre Mastrilli. Exhorto a todos los hermanos Caballeros y a sus familias a unirse a la Novena de Gracia y Solidaridad por los cristianos perseguidos en todo el mundo del 12 al 20 de marzo. La novena también puede orarse en cualquier momento a lo largo del año.

En muchos aspectos, 2017 puede ser el año decisivo para determinar si muchas comunidades cristianas en todo el Medio Oriente seguirán existiendo. Muchos cristianos de la región me dicen que nuestros esfuerzos les dan renovada esperanza y determinación.

Oremos porque, a pesar de todas las tribulaciones que enfrentan, se mantengan fieles y porque nosotros seamos dignos de su confianza.

¡Vivat Jesus!