Text Size:
  • A
  • A
  • A

Misa Conmemorativa Anual

En una Misa ofrecida en la festividad de la Transfiguración, el 6 de agosto, el Capellán Supremo Arzobispo William Lori dijo que los miembros de Caballeros de Colón pueden "contemplar el origen divino" de los dos primeros principios de la Orden, el de la caridad y el de la unidad, subiendo el Monte Tabor con los Apóstoles y contemplando la gloria de Dios.

"El Padre Michael McGivney no inventó estos principios", dijo el Arzobispo Lori en su homilía, refiriéndose al fundador de la Orden. "Él los tomó desde el mismo corazón de los Evangelios. Sabía que si íbamos a compartir la gloria de Dios, debíamos ser personas unidas en la caridad, unidas para abrir nuestros corazones al amor de Dios derramado por el Espíritu Santo; unidas para dar testimonio del amor de Dios que hemos recibido por vidas de caridad, especialmente a favor de los pobres, los enfermos y los vulnerables".

La Misa se celebró el día jueves, el último día de la 133a Convención Suprema, en memoria de todos los Caballeros de Colón difuntos. Después de la homilía, el Diputado Caballero Supremo Logan Ludwig leyó el obituario, que consta de los nombres de los obispos y de los líderes fraternales que fallecieron durante el año pasado.

En el sagrario, durante la Misa, se colocaron las reliquias de sangre de San Juan Pablo II, guardadas en una ampolla de vidrio, y un relicario de los mártires mexicanos que fueron miembros de Caballeros de Colón.

Citando las lecturas de la Misa, el Arzobispo Lori dijo que la Transfiguración nos ofrece una idea de la gloria celestial que les espera a los fieles después de la muerte.

"Jesús revela en su cuerpo humano la gloria que es suya por toda la eternidad, y también revela cómo hemos de ser transformados a fin de compartir la gloria de Dios", dijo.

Continuó: "La gloria de Jesús es su completa unión de amor con el Padre, una unión tan completa y tan perfecta que no es sólo una idea o un sentimiento, sino una Persona, la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, el Espíritu Santo , porque Dios es amor ".

En la Misa por los difuntos, el arzobispo dijo que todos los Caballeros y sus familias en la tierra deben rezar por las personas que se han ido antes que ellos para que se unan en la gloria del amor de Dios.