Desafío mensual del Capellán Supremo

Diciembre 2018

En esos días María se levantó y fue apresuradamente a la región montañosa, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías y saludó a Elizabeth… Elizabeth fue llena del Espíritu Santo, y exclamó a gran voz y dijo: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!» (Evangelio del 23 de diciembre, Lucas 1:39; 41-42)

«Con gran prisa»: mis hermanos Caballeros, ¡estas tres palabras nos enseñan mucho! María partió «con gran prisa», y el resto es historia. María es la primera evangelista. Con la increíble noticia de la anunciación, no pierde el tiempo cumpliendo el mandato de visitar a su prima Elizabeth. Mis hermanos, sabemos que muchas cosas pueden angustiarnos y evitar que llevemos las buenas nuevas a los demás con esa prontitud y urgencia. El Señor conoce todos nuestros sufrimientos, debilidades, miedos o excusas. Sin embargo, Él nos invita a recurrir a nuestra Madre, la Santísima Virgen María, para que interceda por nosotros. Que seamos conocidos como sus hijos confiables que también llevan las noticias «con gran prisa», dejando atrás todo lo que nos lo impide.

Reto del Capellán Supremo Arzobispo William E. Lori:
Este mes los reto a orar diariamente por lo menos un misterio del Rosario. En segundo lugar, a menudo nos encontramos en situaciones en las que surgen temas de fe y elegimos quedarnos callados. Este mes, los reto a participar en dichas conversaciones y compartir lo que aman sobre la fe católica.