Desafío mensual del Capellán Supremo

Octubre 2018

«[El hombre ciego] arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino». (Evangelio del 28 de octubre, Marcos 10:50-52)

La mayoría de nosotros probablemente recordaremos haber solicitado una reunión con alguien influyente, y posiblemente, nos preparamos con anticipación para cuando llega el punto en el que dicha persona nos mira a los ojos y nos pregunta: «Entonces, ¿qué puedo hacer por usted?», aquí claramente declaramos nuestra necesidad o petición. Hermanos, pareciera extraordinario el poder imaginar al Hijo de Dios pronunciando nuestro propio nombre y preguntando «¿Qué quieres que haga por ti?». ¡Incluso, puede ser difícil de creer! Y sin embargo, esto es exactamente lo que Jesús nos invita a hacer todos los días en oración, leyendo y reflexionando sobre las Escrituras, hablándole acerca de lo que hay en nuestros corazones. Esa es una reunión a la que ni ustedes ni yo podemos faltar.

Reto del Capellán Supremo Arzobispo William E. Lori:

En este mes, al conversar con personas (especialmente miembros de su familia), bríndeles toda su atención y no mire sus teléfonos celulares durante las conversaciones. En segundo lugar, los reto a que, de manera honesta, intenten responder la pregunta que les hace Jesús: «¿Qué quieres que haga por ti?»