Text Size:
  • A
  • A
  • A

Construyendo la Iglesia Doméstica

“Actualmente, Caballeros de Colón por providencia está posicionado para desempeñar un papel clave en la nueva alianza entre la iglesia y la familia que solicitó el Papa Francisco… lo que ahora se necesita es que participemos más en la renovación de la vida parroquial y familiar”.
-Caballero Supremo Carl Anderson

“La parroquia es donde uno se relaciona con la comunidad de la iglesia, aprende cómo volverse discípulo de Cristo, se educa con la Escritura, se nutre de los sacramentos, y finalmente se convierte en evangelizador. Las iniciativas catequéticas exitosas y la evangelización deben enfocarse en la parroquia”.
- USCCB

El 20 de noviembre, el Caballero Supremo Carl Anderson anunció que, a través de la nueva iniciativa de gran alcance de Iglesia Doméstica de la Orden, los Caballeros y sus familias tendrán más oportunidades para participar en una variedad de actividades que promuevan la Nueva Evangelización, fortalezcan nuestras parroquias y hagan crecer a la Orden.

Construyendo la Iglesia Doméstica

Caballeros de Colón siempre ha sido una organización dedicada al bienestar y apoyo de la vida familiar católica. La familia es el primer y principal lugar donde experimentamos y nos formamos en nuestra fe católica. Al desarrollar nuestros programas y actividades actuales, Caballeros de Colón sigue promoviendo a la familia como una “iglesia doméstica” donde los maridos y las mujeres, los padres y los hijos, crecen en la teoría y la práctica de la fe católica. Para cumplir con su importante misión de evangelización, cada familia necesita encontrar apoyo en la vida sacramental de la parroquia.

El fortalecimiento de nuestras parroquias

Los consejos de Caballeros de Colón siempre han cubierto las necesidades más urgentes de la iglesia, en particular a través de la ayuda caritativa y social. Para apoyar a la evangelización de la vida familiar actualmente, nuestros consejos deben estar aún más integrados a nuestras parroquias. Como la organización católica, fraternal y familiar más grande del mundo, tenemos una responsabilidad de dedicar nuestro tiempo, talento y recursos a asegurarnos de que nuestras parroquias sean nuestra guía a la nueva evangelización.