Caballaros de Colón

Lectura

Marcha por la vida en Canadá

Impresor Favorable Impresor Favorable
5/10/2013

Los manifestantes portan un estandarte en la Marcha Nacional anual por la Vida en la Colina del Parlamento en Ottawa, Ontario, el 9 de mayo. La policía dijo que 10,000-12,000 personas participaron en el evento. CNS photo/Art Babych) (10 de mayo de 2013) Ver MARCHA-CANADA 10 de mayo de 2013.

Por Marc Nadeau

Un día cálido, como si fuera verano, decenas de miles de canadienses se reunieron en la capital de Ottawa para la 16a Marcha Nacional anual por la Paz el día 9.

Reunidos en el prado que se encuentra justo frente al parlamento de su país, ciudadanos de las provincias de todo Canadá dieron inicio a la Marcha con un mitin que presentó a numerosos oradores que explicaron la importancia tanto del evento como del movimiento provida en la vida de la nación.

Entre los oradores que se dirigían a la multitud se encontraba el Caballero Supremo Carl A. Anderson, quien asistió en representación del Consejo Supremo de Caballeros de Colón junto con el Diputado Caballero Supremo Dennis Savoie.

Anderson agradeció a los participantes su presencia y dijo lo siguiente: "Canadá es un gran país en recursos naturales. Pero el mayor recurso de Canadá son sus hijos. Hoy estamos orgullosos de nuestros países y de lo que hemos hecho para promover los derechos humanos. Solo una cultura de la vida puede construir una verdadera cultura de derechos humanos".

"La muerte nunca puede ser una solución", continuó, "ya sea aborto, eutanasia o suicidio medicamente asistido. Ningún problema es tan grande que requiera de la muerte de nuestros hijos".

Al referirse al hostil ambiente ideológico en el que los activistas provida deben operar a menudo, el Señor Anderson también mencionó que "Hoy, los medios de comunicación no pueden ignorarnos. Y un, día, muy pronto, el gobierno no podrá ignorarnos".

También estaban presentes miembros de la jerarquía católica de Canadá: El Cardenal Thomas Collins de Toronto, los Arzobispos Gérald Cyprien Lacroix de la Ciudad de Quebec, Christian Lépine de Montreal, el Obispo Noël Simard de Valleyfield, y el Arzobispo Terrence Prendergast de Ottawa. Muchos senadores y miembros del Parlamento también se tomaron un tiempo lejos de sus tareas parlamentarias para solidarizarse con los marchistas.

El liderazgo de Caballeros de Colón en la provincia de Ontario también estaba presente junto con representantes de las jurisdicciones estatales de Quebec y Manitoba.

Después de los discursos, la optimista multitud marchó durante unas cuatro horas en las calles ubicadas en las cercanías del Parlamento, justo en el centro de Ottawa. A la cabeza de los marchistas iba una guardia de color de miembros del Cuarto Grado de Caballeros de Colón. También participaron miembros locales del Consejo Notre Dame Cathedral 13781, quienes también organizaron un almuerzo para los dignatarios que participaron en la marcha.

Antes del evento principal, celebraron Misas el Cardenal Collins en la Basílica de St. Patrick, en la Catedral Gatineau el Arzobispo Lacroix y en la Basílica de Notre Dame el Arzobispo Lépine. Por la noche, también se realizó la Cena de la Rosa, durante la cual los asistentes escucharon a un gran número de oradores provida. El Banquete de la Juventud ofreció la oportunidad a los jóvenes de pasar una velada con oradores cautivadores y motivadores.

Observadores y periodistas señalaron que una de las principales características de la marcha de este año fue la presencia de de un creciente número de jóvenes en el evento. Las familias jóvenes también abundaron, empujando carreolas por el camino. El tema de la marcha de este año, que fue organizada por Campaign Life Coalition, fue "No más feminicidios".