Caballaros de Colón

Lectura

C de C se une a la Arquidiócesis Militar de EE.UU. patrocinando la peregrinación espiritual de tres días a Lourdes

Impresor Favorable Impresor Favorable
6/10/2013

Más de 500 integrantes del personal militar de EE.UU. en servicio activo y retirados, veteranos heridos, así como sus esposas y miembros de sus familias participaron en la 55a Peregrinación Militar Internacional al santuario católico de Lourdes, Francia, del 24 al 26 de mayo de 2013. Unos 160 participantes formaron parte el programa “Peregrinación de veteranos heridos e incapacitados” copatrocinado por los Caballeros de Colón y la Arquidiócesis para Servicios Militares de EE.UU.

La Peregrinación del fin de semana del Día de los Caídos incluyó a militares de 35 países. El viaje fue una oportunidad para descansar, orar y sanar en las aguas milagrosas de la Gruta de Lourdes. El santuario es el lugar donde el 11 de febrero de 1858 se reportó la aparición de la Santísima Virgen María a una niña campesina de 14 años de edad, Bernadette Soubirous. El agua de un manantial en el lugar de la aparición ha sido la causa de muchas curaciones documentadas y todavía inexplicables.

El Arzobispo Timothy Broglio de la Arquidiócesis para los Servicios Militares de EE.UU. (AMS) fue el celebrante principal y encargado de la homilía de la Misa de inauguración el 24 de mayo para el contingente estadounidense en el Santuario de la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción.

“Nuestra Peregrinación durante estos días es también para nosotros un momento para profundizar en nuestra fe” dijo. “Venimos a este maravilloso santuario con muchas intenciones. Para algunos, será la salud de la mente y del cuerpo. Para otros, puede formar parte de la vocación que buscan. Otros más vienen a pedir las bendiciones de la Virgen para sus familias. Venimos a este lugar sagrado y oramos por todos aquellos que corren peligro en el frente, y rogamos a nuestra Madre que interceda con su Hijo para que el mundo pueda vivir esa paz que sólo Él puede traernos”.

La AMS fue creada como una arquidiócesis independiente por el Papa Juan Pablo II en 1985 como la única jurisdicción católica responsable de respaldar y facultar a los sacerdotes para servir como capellanes en los establecimientos militares de EE.UU. El AMS respalda a los sacerdotes que sirven como capellanes en más de 220 instalaciones militares de EE.UU en 29 países, así como en 153 centros médicos de la Administración de Veteranos en todo el país. El personal de servicio de la AMS también incluye a estadounidenses civiles católicos que trabajan para el gobierno federal en 134 países. En todo el mundo, alrededor de 1.8 millones de católicos dependen de la AMS para satisfacer sus necesidades espirituales y sacramentales.

El Caballero Supremo Carl Anderson se unió a los peregrinos en Francia. Caballeros de Colón se ha asociado regularmente con la Arquidiócesis para los Servicios Militares (AMS) para iniciativas similares.

 

“Los Caballeros de Colón organizaron su primera peregrinación a Lourdes en 1919”, dijo Anderson, “y tuvimos el honor de regresar a este importante santuario Mariano apoyando esta peregrinación de fe por medio de nuestros militares en servicio activo y retirados que han sacrificado tanto por nuestro país. El gran amor que estos hombres y mujeres de servicio tienen por Dios y su país representa un extraordinario ejemplo para todos nosotros que nos hemos beneficiado de sus sacrificios por proteger nuestra libertad”.

Muchos de los primeros miembros de Caballeros de Colón eran veteranos de la Guerra Civil y los Caballeros llevan mucho tiempo dedicados a ayudar a quienes sirvieron a su país. Durante la Primera Guerra Mundial, los C de C establecieron centros de hospitalidad para los soldados de EE.UU. en todo Estados Unidos y Europa bajo el estandarte “Todos son bienvenidos, todo es gratis”. Durante la Segunda Guerra Mundial, los Caballeros de Colón en Canadá siguieron con el programa de las cabañas del ejército, mientras en Estados Unidos, el Caballero Supremo Matthews servía como representante católico en el Consejo de la Organización de Servicios Unidos (también conocida como USO), por medio de la que los Caballeros siguieron sirviendo al ejército. Hoy, los C de C siguen trabajando de cerca con la AMS en su obra continua para nuestros soldados y veteranos con una variedad de actividades enfocadas en sus necesidades espirituales y temporales.

El patrocinio del peregrinaje por C de C es el capítulo más reciente en la historia de su participación en Lourdes, que inició hace cerca de 100 años. Durante la Primera Guerra Mundial, los Caballeros estuvieron extremadamente activos sirviendo a las tropas estadounidenses en el extranjero y tuvieron una cabaña oficial del ejército justo en Lourdes. Inmediatamente después de la guerra, los C de C editaron una guía de Lourdes después de repetidas solicitudes de peregrinos estadounidenses.

Hoy, los C de C colaboran estrechamente con la AMS en su obra continua por nuestros soldados y veteranos con una variedad de actividades destinadas a sus necesidades espirituales y temporales. Es siempre una inmensa fuerza de caridad, y tan sólo el año pasado, los Caballeros establecieron nuevos récords de caridad donando más de $158 l millones de dólares y 70 millones de horas voluntarias a causas caritativas.

El tema de la 55a Peregrinación Militar Internacional fue: “Lourdes: una puerta a la fe en el Año de la Fe”. Los peregrinos, militares uniformados de todo el mundo, se unieron a las Misas, a la adoración Eucarística y a las devociones de oración. Las estrechas calles de Lourdes se llenaron del sonido de bandas militares durante las procesiones. Se vivió un sentimiento sincero y natural de fraternidad entre los soldados, quienes intercambiaron historias y risas.

La Misa de clausura de la peregrinación el 26 de mayo reunió a más de 20,000 peregrinos en el santuario subterráneo de la Basílica de San Pío X.