Text Size:
  • A
  • A
  • A

Diputados de Estado y Líderes de C de C se reúnen para analizar la membresía

11/21/2015

Líderes de Caballeros de Colón de toda la Orden se reunieron en San Antonio del 19 al 21 de noviembre para analizar el estado actual del reclutamiento de miembros para Caballeros de Colón y los planes para el futuro.

En su discurso de apertura a los diputados de estado reunidos el viernes en la tarde, el Caballero Supremo Carl Anderson les agradeció sus esfuerzos que lograron que Caballeros de Colón alcanzara 1.9 millones de miembros en la semana anterior a la reunión.

“Gracias por alcanzar la marca de 1.9 millones de miembros, dijo el Caballero Supremo Anderson. Todos trabajaron arduamente para que la alcanzáramos…y hoy empezamos a buscar los dos millones.”

El caballero supremo pidió que los líderes reunidos exhortaran al consejo de su jurisdicción a que acelerara sus esfuerzos para fortalecer sus parroquias y con ellas la vida familiar cristiana.

“La familia como Iglesia doméstica es medular tanto para la labor de la Nueva Evangelización como para la sustentabilidad futura de nuestras parroquias, y también la sustentabilidad futura de la Orden, dijo el Caballero Supremo Anderson. Pero la familia católica no puede llevar a cabo sola esta importante misión. La razón es simple: como lo señaló el Papa Pablo VI, la familia sólo puede ser una Iglesia doméstica cuando su vida diaria ‘refleja los diversos aspectos de toda la Iglesia’. Y para que esto se haga realidad, la familia debe estar más plenamente integrada a la vida sacramental de la parroquia.”

Los consejos de Caballeros de Colón con base en la parroquia no son sólo lugares que aportan un invaluable apoyo a la vida de la parroquia en términos de las actividades caritativas y sociales, dijo, añadiendo que son un lugar privilegiado para apoyar la evangelización de la vida de la familia por medio de la misión de la Iglesia doméstica. Los consejos pueden llevarlo a cabo integrando más plenamente a las familias a la vida de la parroquia por medio de los múltiples programas de nuestros consejos con base en la parroquia, dijo.

“Si lo hacemos, entonces mantendremos el legado del Padre McGivney, un legado que, como lo observó el Papa Benedicto, consistió en promover la renovación espiritual de los católicos fortaleciéndolos en su santidad y unidad, dijo el Caballero Supremo Anderson. Y como párroco, el Padre McGivney se dio cuenta de que esta renovación podía reforzarse eficientemente en la parroquia por medio de la nueva organización que había establecido.”

Para contribuir a que los consejos se integren más a sus parroquias, el caballero supremo anunció la nueva iniciativa Construyendo la Iglesia Doméstica al Tiempo que Fortalecemos nuestra Parroquia.

“Esta nueva iniciativa se basa en nuestros programas y éxitos anteriores, dijo el Caballero Supremo. Al mismo tiempo, requiere que en el futuro hagamos las cosas de manera diferente.”

Nota: El texto integral del discurso del Caballero Supremo y los detalles sobre Construyendo la Iglesia Doméstica al Tiempo que Fortalecemos nuestra Parroquia estarán en el número de diciembre de Columbia.

Respetar la Palabra de Dios, la Libertad Religiosa y el Crecimiento de la Orden.

Al día siguiente, el Capellán Supremo Arzobispo William Lori de Baltimore celebró Misa con los líderes de Caballeros de Colón. En su homilía, habló sobre la celebración de la fiesta de ese día, la Presentación de María en el Templo.

“Ninguno de nosotros ha recibido la vocación única de María y ninguno de nosotros posee los privilegios únicos que le otorgó Dios, pero todos estamos llamados a ser los discípulos ‘que escuchan la Palabra de Dios y la respetan’, dijo el Arzobispo Lori. ¿Qué podría significar esto para ustedes y para mí, si no un proceso diario de entrega, momento a momento, a la voluntad salvífica de Dios? ¿Qué podría significar este proceso de entrega a la voluntad de Dios para nosotros, la familia de Caballeros de Colón, si no que buscamos vivir y encarnar los principios del Evangelio en nuestra Orden?”

Tras la Misa, el Arzobispo Lori se dirigió a los líderes de Caballeros de Colón como parte de la sesión de trabajo inaugural sobre la libertad religiosa y los comentarios del Papa Francisco al respecto durante su visita a Estados Unidos.

“Como líderes en Caballeros de Colón, ¿qué podemos hacer para preservar el don de la libertad religiosa que nos otorgó Dios, que está en peligro en el exterior y bajo amenaza en casa? En primer lugar, debemos seguir ayudando a nuestros hermanos Caballeros y a sus familias para que comprendan lo que enseña la Iglesia sobre la dignidad humana, la verdad y la libertad religiosa, en especial en la Declaración sobre la Libertad Religiosa del Concilio Vaticano Segundo, dijo el Arzobispo Lori. Después, debemos dirigir las oraciones de nuestros hermanos Caballeros y sus familias por aquellos que en muchos lugares del mundo son perseguidos por su fe…por un renovado espíritu de vigilancia en nuestro país y en muchas democracias liberales donde las libertades fundamentales se nos escurren entre los dedos. En tercer lugar, nuestros funcionarios electos deben escucharnos. Y finalmente, defendemos nuestras libertades ejerciéndolas, rindiendo culto, educando, participando en obras de caridad, (y) haciendo que nuestras voces se oigan en la plaza pública.”

También durante la sesión de trabajo inaugural, Louis Barbour, vicepresidente de Crecimiento de la Membresía, repasó junto con los diputados de estado las áreas que deben tomar en cuenta para alcanzar sus metas de membresía durante los 7 meses siguientes: organizar un Grado de Admisión al mes, ver a los líderes de estado y la localidad como recurso, y centrarse en ganar la categoría de Consejo Estrella.

El Caballero Supremo clausuró la sesión de esa mañana hablando de los retos del reclutamiento de miembros, en especial las metas a corto plazo que deben alcanzarse en el año fraternal 2015-16, y los retos a largo plazo del reclutamiento de jóvenes padres y esposos para aportar una nueva dimensión a Caballeros de Colón y fortalecer la sustentabilidad de nuestra Orden.

“Lo que hacemos (en nuestros periodos como líderes de Caballeros de Colón) tiene una gran trascendencia, y por ello debemos hacer lo mejor que podamos”, dijo el Caballero Supremo Anderson.

Después de la sesión inaugural, los diputados de estado asisten a una diversidad de talleres durante todo el día.

Discurso de clausura y examen del futuro.

Durante la celebración de la Misa de clausura, el Arzobispo Lori en su homilía dijo a los líderes de Caballeros de Colón allí reunidos y a otros asistentes “Qué gusto me da celebrar esta hermosa festividad de Cristo Rey con todos ustedes, la familia de Caballeros de Colón. Porque nuestra Orden está al servicio de Jesucristo, nuestro gran Rey y Pastor, y nuestro noble servicio no busca el triunfo de un reino terrenal, sino de un reino ‘que no es de este mundo’, el Reino de Dios.

“Así que, ¿qué significa esto para ustedes como miembros y líderes de Caballeros de Colón?, continuó. Es simplemente esto: si queremos convertirnos en ciudadanos permanente del Reino de Dios, entonces nuestro pasaporte, nuestra tarjeta de identidad es la caridad. La caridad y la compasión constituyen la forma en que reconocemos la verdadera soberanía de Cristo nuestro Rey.”

Después de la Misa, los asistentes se reunieron para una sesión final de trabajo donde miraron un resumen de 20 minutos de la Convención Suprema. A continuación, el Caballero Supremo Anderson pronunció el discurso de clausura, en el cual agradeció el trabajo de los diputados de estado, el liderazgo espiritual del Arzobispo Lori, y el destacado servicio del Vicepresidente Senior de Servicios Fraternales George Hanna, quien se retira ahora. “George y su esposa Yvonne son ejemplos estelares de lo que significa ser una familia de Caballeros de Colón. Y les damos las gracias por su servicio”, dijo.

El Papa Francisco nos brinda una mejor apreciación, comprensión y actitud hacia la Iglesia, dijo el Caballero Supremo Anderson. Ninguna organización está más comprometida con el mensaje del papa de caridad, unidad y ayuda a los marginados que Caballeros de Colón. Añadió que debemos tender la mano a los hombres que desean obedecer ese mensaje e invitarlos a unirse a nosotros.