Text Size:
  • A
  • A
  • A

Una Segunda Oportunidad Para Elegir La Vida

1/1/2019

Una entrevista con el Dr. George Delgado, pionero de la ciencia para revertir la píldora abortiva

Dr. George Delgado

El Dr. George Delgado, miembro del Consejo Regina Coeli 4953 en Escondido, California, recibe a una paciente llamada Karla y a su hija de dos años (ver barra lateral) en el centro de Servicios para la Cultura de la Vida y Familia en Escondido. La máquina de ultrasonido de la izquierda fue la décima unidad donada a través de la Iniciativa de Ultrasonido de Caballeros de Colón, instalada en el centro en el 2009 gracias a la recaudación de fondos de los Caballeros de California.

La vida es frágil. Terminar con ella puede ser tan sencillo como tomar una píldora. El mifepristone, conocido también como RU-486, ha estado disponible en Estados Unidos desde el 2000 y ahora se usa en 30.45 por ciento de todos los abortos en todo el país (más de 300,000 al año).

Sin embargo, es común que una mujer tome una píldora abortiva y se arrepienta de inmediato. El Dr. George Delgado, director de Servicios para la Cultura de la Vida y Familia (COLFS) del Condado de San Diego, recibió una llamada urgente de una mujer en esa situación en 2009. Rápidamente diseñó un protocolo para revertir los efectos, y se salvó el bebé. Cuando se difundió la noticia, Delgado lanzó un sitio web (abortionpillreversal.com) y una línea de emergencia que se convirtieron en una red de enfermeras, médicos y parteras que han salvado desde entonces a cientos de niños, incluyendo más de 10 en centros COLFS.

El Dr. Delgado, miembro del Consejo Regina Coeli 4953 en Escondido, California, está certificado por la junta en medicina familiar, hospicio y medicina paliativa. Además, tiene una certificación en ética de atención médica del Centro Nacional de Bioética Católica y está capacitado en Naprotecnología. También estableció hace poco el Instituto Steno, que lleva el nombre del científico del siglo XVII Beato Nicholas Steno, para refinar los protocolos para revertir la píldora abortiva y conducir otras investigaciones provida.

Hace poco habló con Columbia sobre su trabajo y la influencia de su fe.

COLUMBIA: ¿Qué es un “aborto médico” y cómo funciona la inversión de la píldora abortiva?

DR. GEORGE DELGADO: El protocolo actual para un aborto médico es una combinación de dos medicamentos que se administra hasta la 10a semana del embarazo. Primero, se administra el mifepristone para bloquear los recepetores de progesterona. Sin la progesterona, la placenta se separa y el bebé deja de nutrirse y muere. Después de 24 a 48 horas, se administra un segundo medicamento llamado misoprostol, que provoca que el útero se contraiga y expulse los restos del bebé nonato muerto.

Si una mujer cambia de opinión y no ha tomado el segundo medicamento, existe la oportunidad de revertir el efecto del mifepristone. Allíes cuando administramos un suplemento de progesterona, una dosis más elevada los primeros tres días y más baja durante el resto del primer trimestre.

COLUMBIA: ¿Cómo nació la inversión de la píldora abortiva?

DR. GEORGE DELGADO: La primera inversión documentada fue la del Dr. Matthew Harrison en 2006, y tuve un caso similar en 2009. Los dos llegamos a la misma solución cada uno por su lado.

En mi práctica médica, yo había usado con frecuencia progesterona para apoyar embarazos con riesgo de aborto, y también había estudiado el mifepristone. Asíque cuando recibíla primera llamada en 2009, pensé, “Podemos administrar progesterona extra, y quizá entonces podamos vencer el mifepristone y revertir el aborto médico.” Creé un protocolo, y el bebé se salvó.

COLUMBIA: ¿Qué tanto se usa revertir el aborto, y cuál es su tasa de éxito?

DR. GEORGE DELGADO: Una vez que la gente se enteró del primer caso, llegaron cada vez más llamadas. Lanzamos una organización con un sitio web y una línea de emergencia nacional de 24 horas manejada por enfermeras. Hoy tenemos una red de 500 médicos. Hemos tenido más de 550 nacimientos de bebés sanos, y hay entre 150 y 200 mujeres embarazadas después del éxito del procedimiento.

Hace poco publicamos un amplio estudio en una revista médica de prestigio que dio seguimiento a más de 250 mujeres que revirtieron con éxito el aborto usando nuestro protocolo. La efectividad, o tasa de supervivencia del bebé nonato fue de entre 64 y 68%, lo cual es mucho mejor que el 25% si se le administra mifepristone a una mujer y no se hace nada más.

COLUMBIA: ¿Cuál ha sido el mayor reto de lograr que la gente sea consciente de esto?

DR. GEORGE DELGADO: Existe un esfuerzo concertado de los centros de aborto para no informar bien a las mujeres al respecto. Hemos sabido de varias anécdotas de mujeres que dicen haber llamado a los centros de aborto después de cambiar de opinión a quienes les dijeron que no había posibilidad de revertirlo, o que el bebé tendría defectos de nacimiento. Ambas afirmaciones son falsas. Revertir el aborto es efectivo y muy seguro, y la tasa de defectos de nacimiento no es mayor que en el resto de la población.

El resultado es que varios estados han votado leyes que exigen que las clínicas obtengan un consentimiento bien informado y que indiquen a las mujeres que hay una posibilidad de revertirlo.

COLUMBIA: ¿En qué forma ha influido su fe en su trabajo como médico?

DR. GEORGE DELGADO: Jesús nos dijo que difundiéramos la Buena Nueva y que cuidáramos del más pequeño de nuestros hermanos. ¿Y quiénes son los más pequeños de nuestros hermanos? Son los nonatos y las mujeres que se ven presionadas para abortar o que no saben que tienen otras opciones.

Como católico y Caballero del Cuarto Grado, esto es muy importante para mí. Siento que he sido llamado a este ministerio tan especial de ayudar a estas mujeres que desean desesperadamente alterar su curso y desean una segunda oportunidad para elegir la vida. Es mi manera de ver a Jesús en sus ojos y ser el instrumento del amor y la compasión que tiene Cristo por ellas.


‘Yo sabía que Dios me ayudaría.’

Karla, una residente de San Diego, está casada con cuatro hijos. Durante su cuarto embarazo, fue tratada por el Dr. George Delgado tras haber tomado una píldora abortiva. Ésta es su historia:

“Hace dos años y medio, fui a una clínica de planeación familiar para una revisión médica. Cuando el doctor se enteró de que tenía tres hijos, quiso darme inyecciones de control natal. Entonces me dieron una prueba de embarazo. En aquella época, yo intentaba desesperadamente conservar un trabajo en un restaurante, y cuando me dijeron que estaba embarazada, lloré y lloré. La enfermera me dijo que se daba cuenta de que yo no quería estar embarazada, pero yo le dije que no quería abortar.

“Antes de que me diera cuenta, la enfermera tenia una píldora para que yo me tomara. Dijo que era para el dolor. Cuando entró el doctor, él dijo que había regresado para ‘completar el procedimiento’. Me informó que tenía yo que continuar con el proceso de aborto o que tendría un bebé con defectos, que incluso me podía morir por el ‘material’ que me había quedado dentro. Cuando salió para buscar los formularios para que yo firmara, me salíde la clínica.

“Fuera había un grupo orando. Una dama me dio el número telefónico de Culture of Life and Family Services (COLFS) en Escondido. Yo me sentía muy sola, pero de alguna forma sabía que Dios estaría allípara ayudarme.

“Recibíuna receta para progesterona y a la semana siguiente me hicieron un ultrasonido. Yo solo rezaba para que mi bebé estuviera vivo. Aunque tuviera defectos de nacimiento, yo todavía la quería. Entonces vi a mi bebé Keyla. El ultrasonógrafo la midió y contó los latidos de su corazón. Hasta ese momento, yo no me creía realmente que estuviera embarazada. Ahora me siento tan cerca de mi bebé.

“Aún tenía problemas en el trabajo, pero de alguna forma nada de eso importaba ya. COLFS me ayudó con inyecciones de progesterona, me dio vitaminas e incluso me consiguió un seguro médico de emergencia. Mi abogado siempre estaba dipuesto a aconsejarme y a rezar conmigo. Keyla nació perfectamente saludable, y es una parte valiosa de nuestra familia. La vida es real, y doy gracias a Dios, quien me da fortaleza.”